Salud Pública de México

ANTICUERPOS CONTRA EL VIRUS DE INMUNODEFICIENCIA HUMANA EN UNA POBLACIÓN HOMOSEXUAL MASCULINA. * *Trabajo presentado en la XXM Reunión Anual de la Agrupación Mexicana para el Estudio de la Hematología. A.C.. Tijuana. Baja Califomia. México. 24-27 septiembre 1988. Estudio patrocinado por el Ayuntamiento del Municipio de Benito Juárez, Q. Roo y la Universidad Autónoma de Yucatán.

ANTICUERPOS CONTRA EL VIRUS DE INMUNODEFICIENCIA HUMANA EN UNA POBLACIÓN HOMOSEXUAL MASCULINA. * *Trabajo presentado en la XXM Reunión Anual de la Agrupación Mexicana para el Estudio de la Hematología. A.C.. Tijuana. Baja Califomia. México. 24-27 septiembre 1988. Estudio patrocinado por el Ayuntamiento del Municipio de Benito Juárez, Q. Roo y la Universidad Autónoma de Yucatán.

AUTORES


RENÁN A. GÓNGORA-BIACHI, M.C.1 HERIBERTO ARCILA-HERRERA, M.C.1 PEDRO GONZÁLEZ-MARTÍNEZ, M.C.,1 JOSÉ FRANCO-MONSREAL, QFB, M.S.P.,1
FERNANDO PUERTO-MANZANO, M.C., M. EN C.,1 ALICIA MARTÍNEZ-REYNOSO, M.C.,2EDUARDO KUYOC-CASTRO. M. C.2

(1) Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi" de la Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida. Yucatán.
(2) Asociación Médica de Cancún. S.C.. Cancún, Q. Roo.

RESUMEN

Entre agosto de 1987 y febrero de 1988, se reclutaron en forma voluntaria a través de la comunidad homosexual de Cancún, Quintana Roo, 60 homosexuales masculinos en quienes se realizó un estudio seroepidemiológico transversal en relación con anticuerpos contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana. Se detectó seropositividad (a través de ensayo inmunoenzimático y electroinmuno transferencia) en seis sujetos estudiados. No se encontró relación estadísticamente significativa entre la seropositividad y la edad, nivel socioeconómico y el antecedente de relaciones sexuales con extranjeros. Se pudo establecer una relación estadísticamente significativa entre la seropositividad y el número de relaciones sexuales/mes y el número de parejas sexuales/mes. Las prácticas bisexuales fueron un hecho frecuente en todo el grupo. Dos sujetos seropositivos se clasificaron en la etapa II de la infección del VIH, uno en etapa III, dos en etapa IV-A y uno más en etapa IV-c2.

Palabras clave: AC-VIH. anticuerpos, homosexualidad. SIDA.

ABSTRACT

Between augustl1987, and february/1988, 60 homosexual-men from Cancun, Q. Roo, Mexico, were studied determine the prevalence of my antibodies (Elisa and Western Blot). Six subjects were seropositive. No relationship was found between HIV antibodies and age, socioeconomic level or sexual intercourse with foreing subjects. The number of sexual partners/month, and the number of sexual intercourses/month were associate with the presence of HIV antibodies. Bisexual practice were found in 43 percent of all the group. Two subjec with my antibodies were classified in the phase II of HIV infection, one in phase III, two in phase IV-A and one more in phase IV-c2.

Key words: HIV. antibodies. homosexuality. AIDS

Solicitud de sobretiros: Dr. Renán A. Góngora Biachi, Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi". UADY. Av. Itzaes N° 499 C.P. 97000, Mérida, Yucatán, México.

Introducción

El descubrimiento del  agente etiológico del SIDA, un grupo de virus linfotrópicos actualmente denominado "Virus de Inmunodeficiencia Humana" (VIH),1,2 ha permitido, en parte, conocer la historia natural de la enfermedad,3 definir mejor el aspecto de la infección por este virus4 y reconocer que el SIDA es sólo parte, habitualmente terminal, de este espectro.

Los estudios seroepidemiológicos que detectan AC-VIH en población con prácticas de alto riesgo, han demostrado ser un método útil y efectivo en la vigilancia epidemiológica de la infección del VIH en zonas geográficas específicas.5,6

En México, hasta agosto de 1988 (fecha en que concluyó el presente estudio), el principal factor de riesgo asociado a los casos de SIDA reportados, eran las prácticas sexuales de tipo homosexual7 Por otro lado, por las condiciones sociales y movimientos migratorios inherentes a las regiones turísticas se atribuye a éstas un riesgo de mayor casuística de infección por VIH. Así, sin que exista algún estudio para aseverarlo, en forma empírica y a través de la prensa, se ha atribuido a la ciudad de Cancún, Quintana Roo, una alta prevalencia de casos de infección por VIH.

El presente estudio seroepidemiológico reporta la prevalencia de infección del VIH y los factores asociados a ésta en una población homosexual masculina residente en Cancún, Quintana Roo. Con ello se contribuye al conocimiento epidemiológico de la infección del VIH entre la población homosexual masculina de nuestro país.8

Material y Métodos

DISEÑO EXPERIMENTAL

Se realizó estudio observacional descriptivo transversal.

SELECCION DE LA POBLACION DEL ESTUDIO

Entre agosto de 1987 y febrero de 1988, a través de medios de difusión y de entrevistas con sujetos de la comunidad homosexual, se reclutaron en forma voluntaria 60 sujetos homosexuales masculinos, residentes en Cancún, Quintana Roo. Como criterio de inclusión se condicionó un tiempo de residencia no menor de un año al momento del estudio.

METODOS

Previa identificación por número clave, en forma confidencial, se obtuvo información, a través de un cuestionario, referente a la edad, tiempo de ejercer la homosexualidad, tiempo de residencia en Cancún, nivel socioeconómico, movimientos migratorios, número de parejas y relaciones sexuales por mes, relaciones sexuales con extranjeros, relaciones bisexuales, frecuencia de uso de preservativos, antecedentes de recepción y donación de sangre, antecedentes y fechas de enfermedades venéreas y datos sugestivos de infección por VIH (linfoadenomegalia, infecciones oportunistas leves, diarrea crónica, pérdida de peso, sudoraciones nocturnas, hipertemia de causa desconocida y dermatosis exfoliativa). En cada caso se practicó examen físico completo.

Se obtuvo por venopunción 5 ml de sangre y de ésta, suero para la determinación de AC-VIH. Esto se hizo usando reactivos comerciales (Abbott HTLV-III EIA Recombinante) y por el método ensayoinmunoenzimático, de acuerdo con las especificaciones del fabricante. Con este método se detectan anticuerpos dirigidos a las proteínas codificadas por los genes ENV (proteínas de envoltura) y GAG (proteínas del cuerpo viral). Se aplicaron los criterios de Weiss y col. del Departamento de Salud de los Estados Unidos de América para la interpretación de los resultados.5 En los sujetos en donde la prueba se consideró positiva para AC-VIH se verificó este resultado a través de inmunoelectrotransferencia (Western Blot).

Durante el procesamiento de las muestras biológicas se llevaron a efecto las medidas técnicas que para tal fin ha definido el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos de América.9

Se utilizaron los criterios del Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos para definir y clasificar la infección por el VIH4 La linfoadenopatía generalizada (LAG) se definió como el crecimiento ganglionar mayor de 1cm en dos o más sitios diferentes a las regiones inguinales. El síndrome diarreico crónico (DC) fue definido como el aumento del número habitual de evacuaciones intestinales, la disminución de la consistencia de las heces y una duración del cuadro mayor de un mes. La pérdida ponderal se consideró como positiva cuando existió una disminución del 10 por ciento o más del peso habitual.

A todos los sujetos se les comunicaron los resultados de sus pruebas y aquellos que resultaron positivos a AC-VIH fueron incluidos en los programas de vigilancia epidemiológica del Centro de Salud de la ciudad de Cancún.

METODOS ESTADISTICOS

Las variables estudiadas en el grupo de sujetos seropositivos se compararon con las que se estudiaron en el grupo de sujetos seronegativos a través de las pruebas t de student y chi cuadrada.

Resultados

Del grupo de homosexuales estudiados, en seis (10%) se encontró evidencia de AC-VIH. En el cuadro I se resumen y comparan las variables encuestadas entre los sujetos con AC-VIH y sin ellos. El promedio de edad en ambos grupos fue de 27 años. Ninguno de los sujetos seropositivos se clasificó en el nivel socioeconómico alto y solamente cuatro de todo el grupo (7%) pertenecían a este nivel y fueron seronegativos. No se encontró relación entre el hecho de tener una prueba seropositiva y algún nivel socioeconómico específico. Puede observarse asimismo que siete sujetos (12%) han participado en donaciones sanguíneas y uno de estos resultó seropositivo (su donación fue en 1985).



Se encontró el antecedente de relaciones sexuales con extranjeros en ocho de los homosexuales estudiados (13%) y en uno de estos se encontró AC-VIH. Del grupo del estudio, 26 sujetos (43%) tenían prácticas bisexuales y de este grupo sólo se encontró seropositividad en un caso. El promedio de relaciones sexuales por mes fue superior en el grupo de homosexuales con infección por VIH, con valores estadísticamente significativos. Un resultado similar se obtuvo al analizar la relación entre el número de parejas sexuales y la evidencia de infección por vni (cuadro I). Sólo cuatro sujetos (1 seropositivo y tres seronegativos) refieren el uso de preservativo en forma irregular (en menos del 10 por ciento de sus contactos sexuales).

En el cuadro II se consignan los antecedentes de enfermedades de transmisión sexual (ETS) en el lapso de enero de 1982 a febrero de 1988. Cinco de seis sujetos seropositivos (83%) tenían el antecedente de ETS, mientras que 11 de 54 (20%) seronegativos carecían de este antecedente (p<0.05).



En el cuadro III se consignan las características del grupo de sujetos seropositivos. Se observa que el tiempo de residencia en Cancún de este grupo de sujetos queda en un intervalo de 1 a 11 años. Cuatro sujetos tenían expresión de la enfermedad y cumplieron los criterios para clasificarlos en etapa IV (paciente 1, 3, 4 y 5). Estas personas tienen el mayor tiempo de residencia en Cancún. En ninguno de estos sujetos, ni en aquellos con resultados negativos el antecedente de la drogadicción intravenosa estuvo presente.


Discusión

El sistema de reclutamiento utilizado en nuestro estudio no permite extrapolar nuestros resultados a toda la población homosexual de Cancún, Quintana Roo. Sin embargo, la prevalencia encontrada (10%) es menor a la reportada en estudios similares realizados en las ciudades de México, D.F., (22%)10 y Mérida, Yucatán, (24%)11 y similar a la encontrada en Acapulco, Gro. (10%).8 Estas diferencias pueden deberse, en parte, a la distribución de los sujetos estudiados en función del nivel socioeconómico (en el presente estudio sólo el 7 por ciento (4/60) de los homosexuales estudiados pertenecían a estratos socioeconómicos altos). Así, en similitud a lo detectado en Mérida, Yucatán,11 es probable que en los inicios de la dinámica epidemiológica de la infección del VIH en Cancún, la "importación" de la infección haya sido dependiente del nivel socioeconómico alto (nivel que tiene mayor probabilidad de viajes al extranjero y contactos sexuales con extranjeros, dentro y fuera del país). Este hecho ocasiona que el riesgo de infección del VIH guarde relación con el nivel socioeconómico, como hemos demostrado previamente,11 y que quizá al estudiar un mayor número de sujetos homosexuales de nivel socioeconómico alto, la prevalencia de la infección del VIH se incremente.

Un dato de interés en el presente estudio es el hecho de que el 43 por ciento de los homosexuales participantes realice prácticas bisexuales. Aunque solamente en un sujeto bisexual se encontró evidencia de infección del VIH, el hecho de reconocer tan alta frecuencia de gente bisexual es un indicador de riesgo de diseminación del VIH hacia mujeres dentro y fuera de grupos de alto riesgo.

En forma similar a otros reportes,6 el número de parejas y relaciones sexuales guardó relación con el riesgo de infección aun en ausencia de antecedentes de relaciones sexuales con extranjeros. Estos resultados sugieren que en la población homosexual estudiada la infección de tipo "autóctono" es el mecanismo más importante de diseminación del VIH. Por otro lado, es conocido el hecho de que las prácticas bisexuales representan un riesgo bidireccional entre prostitutas y homosexuales, en zonas geográficas en donde la prevalencia de infección por VIH es alta.12 A pesar de que las prácticas bisexuales fueron identificadas en 43 por ciento de los sujetos, lo que sugiere una frecuencia similar en la comunidad homosexual de Cancún, Q. Roo, no creemos que la prostitución femenina haya participado, en el lapso del estudio, en la dinámica de la infección del VIH en esta ciudad ya que estudios seroepidemiológicos de la misma época demostraron que la prevalencia de infección del VIH entre prostitutas que ejercían en la península de Yucatán era nula.13 Así, la ausencia de otras prácticas de riesgo señalan a las prácticas homosexuales como los factores de riesgo más importantes en la población estudiada para la transmisión del VIH

En el presente estudio, la presencia de ETS guardó relación estadísticamente significativa con la seropositividad. Aunque este hecho puede ser sólo un indicador más de la conducta sexual promiscua, se ha sugerido que las ETS pueden contribuir al riesgo de infección y/o al desarrollo de la misma a través de la activación de los linfocitos T cooperadores y del sistema mononuclear fagocítico, células reservores del VIH.14,15

Al considerar la historia natural de la infección del VIH,3 el hecho de que en cuatro de seis sujetos seropositivos se identificaran manifestaciones clínicas conocidas como parte del espectro de esta infección, el tiempo de residencia en la ciudad de Cancún de estos sujetos y los antecedentes de contagio autóctono, es razonable suponer que la infección del VIH en el grupo homosexual masculino de esta ciudad es un evento presente al menos desde 1984 y que no guarda necesariamente relación con antecedentes de prácticas sexuales con extranjeros, como se ha postulado para ciudades de índole turística.

Bibliografía

1. Barre-Sinoussi F, Cherman JC, Rey F, y col. Isolation o a T-lymphotropic retrovirus from a patient at risk for Acquired Immunodeficiency Syndrome (AIDS). Science 1983;220:868-71.   
2. Case K. Nomenclature: Human immunodeficiency virus Ann Intern Med 1986;105:133.   
3. Lifson AR, Rutherford GW, Jaffe HW. The natural history of Human Immunodeficiency virus infection. J Infect Dis 1988;158:1360-1367.   
4. Centers for Disease Control. Clasification system for Human T-Lymphotropic virus type ifihlumpha-adenopathy-associated virus infection. MMWR 1986;35:334-9.
5. Weiss SH, Goedert JJ, Sargadharan MG y col. Screenin test for HTLV-III (AIDS agent) antibodies. Specifity,ensivity and aplications. JAMA 1985;253:221-225.
6. Blattner W, Biggar RJ, Weiss SH, Melbye M, Guedert Epidemiology of human T-Lymphotropic virus type III nd the risk of the acquired irnmunedificiency syndrome.Ann Intern Med 1985;103:655-670.   
7. Dirección General de Epidemiología. Situación del SIDA México hasta el 1 de agosto de 1988. Boletín Mensual SIDA 1988;2:388-400.   
8. Valdespino-Gómez JL, Sepúlveda-Amor J, Izazola-Lice JA y col, Patrones y predicciones epidemiológicos del SIDA en México. Salud Pública Mex 1988;30:567-592.
9. Centers for Disease Control. Acquired immunodeficiency syndrome (AIDS): precautions for clinical and laboratory staffs. MMWR 1982;31:577-80.
10. Sierra-Madero JG, Ponce de León S, Ruiz-Palacios G. Tinoco JC, Calva JI, Zamora EE. Prevalencia de anticuerpos contra el virus asociado a linfoadenopatía/virus linfotrópico humano tipo III de células T (LAV/HTLV  III) en una población de homosexuales en México. Salud Pública Mex 1986;28:180-85.
11. Góngora-Biachi RA, González-Martínez P, Reyes-Pinto A, Lara-Perera D, López-Peraza A. Prevalencia de anticuerpos contra el virus de la inmunodeficiencia humana (Ac-VIH) y su expresión clínica en un grupo homosexual del sexo masculino de Mérida Yucatán. Salud Pública Mex 1987;29:474-480.
12. Chamberland ME, Dondero TJ. Heterosexually acquiredinfection with Human Immunodeficiency Virus (HIV).A view from the III International Conference of AIDS.Ann Intern Med 1987;107:764-766.
13. Góngora-Biachi RA, González-Martínez P. Anticuerpos contra el virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en una población de prostitutas de Mérida, Yucatán, México. Rev Invest Clin (Mex) 1987;39:305-306.
14. Ho DR, Pomerantz RJ, Kaplan JC. Pathogenesis of infection with Human Immunodeficiency Virus. N Engl J Med 1987;317:278-286.
15. Bender BS, Davidson BL, Kline R, Brown Ch, Quinn TC. Role of the mononuclear phagocite system in the inununopathogenesis of Human Immunodeficiency Virus infection and the acquired immunodeficiency syndrome.

Enlaces refback





Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329-3000, página web, www.insp.mx), con ISSN: 1606-7916 y Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, planta baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329 3000. Fecha de última modificación: 11 de abril de 2019. D.R. © por el sitio: Instituto Nacional de Salud Pública.

Gestionando el conocimiento