Salud Pública de México

REACCIONES TEMPRANAS EN ESCOLARES VACUNADOS CON ANTISARAMPIONOSA EN AEROSOL

REACCIONES TEMPRANAS EN ESCOLARES VACUNADOS CON ANTISARAMPIONOSA EN AEROSOL

AUTORES

Juan Guillermo Fernández Bracho, M.C., M.F.C., M. en P.S.(1) Silvia Guillermina Roldán Fernández, M.C., M. en  S.P.(2)

(1) Jefe del Departamento de Medicina Preventiva. Secretaria de Salud Pública del Gobierno del Estado de Tabasco.
(2) Directora de Programas Preventivos. Secretaría de Salud Pública del Gobiemo del Estado de Tabasco.

 

RESUMEN

A raíz de la epidemia de sarampión que afectó al país, se tomó la decisión de ampliar la cobertura de vacunación a grupos etáreos escolares, los más afectados en dicha epidemia. La vacunación con técnica en aerosol, permi­tió optimizar la vacuna, el tiempo de aplicación y los recursos humanos. En Tabasco se vacunaron 208 045 niños; y se realizó una encuesta en la jurisdicción de Jalpa de Méndez a 6 738 niños vacunados, para conocer las reacciones postvacunales una semana después de haber inhalado la vacuna. En los resultados encontrados, en 1844 niños hubo diversos signos y síntomas, que no representan un riesgo para la aplicación de la técnica en aerosol.

ABSTRACT

In view of the measles epidemic that affected the country, a resolution was taken to enlarge the extent of vaccination range in school age groups, which were the most affected in such epidemic. The vaccination with the aerosol method, allowed the optimization of the vaccine, the aplication time, and the human resources. There were 208 045 scholastics vaccinated in Tabasco, a survey was per­formed in the jurisdiction of Jalpa de Mendez with 6 738 vaccinated children in orden to find out the postvaccina­tion reactions a week after the vaccine was inhalated. It was found in 1 844 children, that there were different signs and symptoms that did not represent a risk for the application of the aerosol method.

Introducción

EL SARAMPIÓN ES una enfermedad transmisible, evitable por vacunación, endémica en Tabasco y con brotes epidémicos cada cuatro a cinco años. Afecta principalmente a niños de uno a cinco años de edad, pero en épocas de epidemia puede afectar a meno­res de uno y mayores de cinco.

A medidados de 1989 se presentó un brote epidémico nacional, se inició en los estados del norte de la República y llegó a Tabasco en los últimos meses del año y prin­cipios de 1990. En este último año, hasta el primero de marzo se habían reportado 1 111 casos y 42 defunciones, con una tasa de letalidad de 3.7 por 100 habitantes; de estas defunciones, 14 pertenecieron al grupo de uno a cuatro años (33.3% del total), 13 a menores de un año (30.9%), 12 al grupo de 5 a 14 años (28.5%); por último, los grupos de 15 a 24 y 25 a 44 años de edad presenta­ron porcentajes de 4.7 y 2.3, respectivamente, con dos casos para el primero de estos grupos y uno para el segundo. Es importante mencionar que de las 42 de­funciones 26 no tenían antecedentes vacunales, cinco casos estaban vacunados y se ignoraba el estado vacunal de once.

Sustentado en las investigaciones realizadas en 1965 y 1966 por Okuno y Ueda en Japón; en 1971 por el Instituto Ivanovsky de Virología en Moscú (en donde se concluyó que la vacuna antisarampionosa inhalada en aerosol produce una respuesta inmunitaria de tipo in­fección de alto nivel, a pesar de existir anticuerpos neutralizantes transmitidos por la placenta y que, al exponer a niños seronegativos al aerosol de vacuna anti­sarampionosa, se observa una elevada eficacia inmu­nogénica y fiebre más atenuada); y, desde luego, con base en los magníficos resultados reportados por el doctor Jorge Fernández De Castro, en sus experiencias en otros estados de la República, Tabasco inició en marzo del presente año la campaña intensiva de vacunación anti­sarampionosa a escolares con la técnica en aerosol. Se utilizó vacuna antisarampionosa cepa Edmonston Zagreb cultivada en células diploides humanas y aplicada por inhalación.

La campaña comenzó en los municipios con mayor problema de casos de sarampión y fue necesario realizar una serie de reuniones de coordinación que permitieron trabajar conjuntamente con las otras instituciones del sistema estatal de salud y contar con la magnífica partici­pación de los profesores de las escuelas primarias, que fueron los encargados, conjuntamente con el personal médico, de orientar a los padres de familia sobre la nueva técnica de vacunación. Se logró hasta esta fecha vacunar a 208 045 escolares.

Material y Métodos

Debido al rumor que se venía escuchando en la población y en algunos sectores médicos, en el sentido de que la vacuna antisarampionosa administrada con la técnica en aerosol ocasionaba cuadros graves de sarampión o algu­nos signos y síntomas severos, se decidió realizar un pequeño y sencillo estudio sobre las reacciones postvacu­nales de esta nueva técnica de aplicación. Para tal efecto se escogió un municipio ya vacunado, accesible y con autoridades cooperadoras como el de Jalpa de Méndez, que cuenta con una población de 11 494 escolares; de ellos se vacunaron a 9 166 (79.7%). Se diseñó un formato (apéndice), para ser llenado por los padres de familia una semana después de la vacunación de sus hijos; éste incluía datos personales del escolar, como nombre, edad, sexo, nombre de la escuela, del padre o tutor, del maestro; además, los signos y síntomas que más se venían repor­tando (fiebre, tos, estornudo, salida de moco por la nariz, comezón, dolor de cabeza, molestias al ver la luz, dolor de garganta, erupción con duración mayor o menor de tres días o ambas), escritos de manera sencilla y fácil de entender; por último, se incluyó el rubro de otras molestias. Este formato fue entregado a los padres de familia a través de los maestros, con una breve explica­ción sobre su llenado, y recogido debidamente requisi­tado de tres a cuatro días después para su tabulación y análisis.

Resultados

Como se comentó con anterioridad, el estudio se realizó en el municipio de Jalpa de Méndez, Tabasco, que se localiza a 35 minutos aproximadamente de la capital del Estado y cuenta con una población escolar de 11 494 niños, de los cuales 9 166 se vacunaron con la técnica en aerosol. Se logró una cobertura de 79.7 por ciento. De los 9 166 vacunados se encuestó a un total de 6 738 equivalente al 73.5 por ciento.

Al realizar el análisis de estos niños encontramos que 1 844 (27.4%) mostraban algún signo o síntoma. El resto (72.6%) no presentó ninguna molestia.

Los signos y síntomas que con mayor frecuencia se encontraron en los escolares estudiados fueron: fiebre, se presentó en 303 (6.68% del total de molestias); tos, en 575 (12.69%); estornudo en 548 (12.09%); rinorrea, en 523 (11.54%; prurito, en 426 (9.40%); cefalea, en 973 (21.47%); fotofobia, en 554 (12.22%); disfagia, en 441 (9.73%); por último, el exantema con duración menor y mayor de tres días, con 129 y 59 (el 2.84 y 1.30% respectivamente). No se registraron casos graves ni fa­llecimientos (cuadro I).

En cuanto al sexo de los niños estudiados, el 54.8 por ciento correspondió a mujeres y el 45.2 por ciento a hombres. En el grupo femenino, 998 (27.0%) presentaron algún tipo de molestia y en el masculino 846 (27.8%). En cuanto a la frecuencia de signos y síntomas según sexo, sólo comentaremos lo más sobresaliente; por ejemplo, que en general las molestias ocurrieron con mayor fre­cuencia en los escolares del sexo femenino, con ex­cepción del exantema con duración menor de tres días, que se presentó más en hombres. La cefalea nos llamó la atención debido a su persistencia en el sexo femenino, hubo un total de 583 niñas que la padecieron; sólo 390 varones la presentaron, los porcentajes de cefalea en relación con el total de molestias fueron de 23.5 y 18.9 por ciento, respectivamente (cuadro II).


Discusión

El diseño de nuestro estudio impide hablar de represen­tatividad estatal y mucho menos nacional. La intención más bien fue la de conocer de manera general las reac­ciones clínicas que se presentan después de la aplicación de la vacuna antisarampionosa con la técnica en aerosol y, sobre todo, poner una base de partida para futuras in­vestigaciones orientadas a conocer mejor esta útil técni­ca. Debemos aclarar que todos los comentarios aquí vertidos giran alrededor de 6 738 escolares estudiados en Jalpa de Méndez; los resultados del presente fueron muy positivos, concluyendo que esta técnica casi no produce reacciones y, cuando existen, éstas nunca son graves y no dejan secuelas.

Los resultados de la encuesta demuestran lo siguiente

  • La técnica en aerosol casi no presenta reacciones, só­lo el 27.4 por ciento las padeció; los signos y sínto­mas notificados son leves y no incapacitan; nunca se reportaron reacciones postvacunales graves ni fallecimientos; la manifestación clínica más común fue la cefalea, con mayor tendencia en el sexo fe­menino.
  • La reacción postvacunal que más confusión ocasionó y constituyó motivo de reporte como casos de saram­pión fue el exantema; sin embargo, en la encuesta solamente 188 niños lo padecieron y en todos desapa­reció antes de cinco días, sin dejar ningún tipo de huella.

AGRADECIMIENTOS

Se agradece la valiosa participación de los doctores Bartolomé Reynes Berezaluce, Secretario de Salud del Estado de Tabasco, por sus consejos y aceptación del estudio; Roberto Ble Oramas, Subdirector de Investiga­ción y Enseñanza, a su equipo de trabajo, por su asesoría y apoyo; Adán E. Medina Medina, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria de Jalpa de Méndez, por haber aceptado realizar el estudio en su municipio y proporcionado a su personal para la aplicación de la encuesta.

Agradecemos de manera muy especial a todos los médicos, enfermeros, choferes de la jurisdicción de Jalpa de Méndez por su entusiasmo y entrega; a todos los maestros de las escuelas, sin cuya ayuda no hubiera sido posible este estudio; a todos los padres de familia que siempre están dispuestos a cooperar; y a todo aquél que participó en este estudio.

Bibliografía

1. Manual de procedimientos para la vacunación antisarampionosa, por vía respiratoria (en aerosol). SSA. Dirección General de Medicina Preventiva. 1990.
2. Sabin Albert B et al. Successful immunization of infants without maternal antibody by aerosolized measles vaccine.. JAMA. Mayo 11, 1984;251(18).
3. Sabin Albert B. Inmunizaciones contra el sarampión mediante aerosol. Universidad Médica de Carolina del Sur, Charleston, Carolina del Sur, Estados Unidos.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329-3000, página web, www.insp.mx), con ISSN: 1606-7916 y Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, planta baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329 3000. Fecha de última modificación: 7 de junio de 2018. D.R. © por el sitio: Instituto Nacional de Salud Pública.

Gestionando el conocimiento