Salud Pública de México

DISTRIBUCIÓN ESPACIAL DE LA PROBLEMÁTICA DE SALUD DE LA MUJER EN JALISCO, MÉXICO

DISTRIBUCIÓN ESPACIAL DE LA PROBLEMÁTICA DE SALUD DE LA MUJER EN JALISCO, MÉXICO

AUTORES

JUAN CARLOS RAMÍREZ RODRÍGUEZ, M.C., M.S.P.,(1) GISELDA URIBE VÁZQUEZ, M.C., M.S.P.,(1) NORMA CELINA GUTIERREZ DE LA TORRE, PSIC.(2)

(1) Profesor-Investigador. Laboratorio de Salud Pública, Medicina Preventiva y Social. Facultad de Medicina, Universidad de Guadalajara.
(2) Auxiliar de Investigación. Laboratorio de Salud Pública, Medicina Preventiva y Social. Facultad de Medicina, Universidad de Guadalajara.

RESUMEN

Los estudios epidemiológicos sobre la salud de la mujer en relación con su distribución espacial, rural y urbana, se han enfocado sobre el área de fecundidad y planificación familiar. El presente trabajo trata de abrir la perspectiva de la problemática de salud de la mujer a una forma global de comprensión. Muestra los resultados de una investigación en dos grupos poblacionales de mujeres, uno de la zona rural (ZR), otro de la zona urbana (ZU), ambas del estado de Jalisco. Sus objetivos fueron: identificar los problemas de salud más frecuentes en la mujer y establecer sus diferencias y similitudes entre estas poblaciones. Se obtuvo la información por medio de entrevistas únicas dirigidas a través de cuestionarios. Se estudiaron variables sociodemográficas, de vivienda, saneamiento y un cuestionario de salud dividido por aparatos y sistemas. Se encontraron mejores condiciones sanitarias e indicadores sociodemográficos más favorables para las mujeres de la ZU que para la ZR Los problemas de salud más frecuentes están localizados, en orden decreciente, en el sistema nervioso, digestivo, cardiovascular y genitourinario. Existe una relación directa entre la frecuencia de los problemas de salud y la edad de la mujer. En general, las mujeres de la ZR son las más afectadas. Se encuentra dificultad para establecer comparaciones con las condiciones de salud de mujeres deotros lugares, por carecer de investigaciones que hagan planteamientos por sexo o dirigidas hacia la mujer. Se considera de interés continuar con investigaciones más profundas sobre problemas crónico degenerativos y carenciales, así como de autoatención.

ABSTRACT

The epidemiological studies on women's health, with relation to their geographical distribution (rural and urban), have focused on the areas of fertility and family planning. This work attempts to open up, to a worldwide level of comprehension, the perspectives of the problems related to women's health. It show the results of an investigation of two population groups of women, one in the rural zone, and the other in the urban zone; both groups were from the state of Jalisco, Mexico. The objectives were: to identify the more frequent health problems occurring in women and to establish the similarities and differences between these two female groups. The information was obtained by means of unique interviews using questionnaires. Sociodemographic variables, housing, and sanitation were studied as well as a health questionnaire which was divided into apparatus and systems. Better sanitary conditions and more favorable sociodemographic indicators were found among women in the urban zone as opposed to those in the rural zone. The most frequent health problems are, in decreasing order, those located in the nervous, digestive, cardiovascular, and genital-urinary systems. There exists a direct relationship between the frequency of health problems and age. Generally, the women most affected are those in the rural zone. It is difficult to establish comparisons with the health conditions of women in other areas due to lack of research that makes differentiations with regard to sex (in this case, those focusing on women). We consider it of interest to continue with insightful investigations of chronic, degenerative, and deficiency problems, as well as those related to self-attention.

Introducción

EN EL PERIODO de 1940 a 1980 la relación entre la población rural-urbana del estado de Jalisco presentó un cambio sustantivo. En los años cuarenta existía una relación rural-urbana de habitantes de 8:2 y en los ochenta de 3:7.1 Esta tendencia a la urbanización y a la desruralización tiene implicaciones en el ámbito de la salud tanto a nivel de la planificación y disponibilidad real de los servicios de salud,2,3 como en el cambio de los perfiles epidemiológicos de la población.4

En nuestro contexto los estudios sobre la relación entre la distribución rural y urbana, y la salud de la población se han realizado atendiendo la problemática de la mortalidad infantil,5,6 la presencia de enfermedades específicas (infecto-contagiosas7,8 y crónicas,9,10) así como la accesibilidad a los servicios de salud,11,14 entre otras.

Los estudios acerca de la salud de la mujer atendiendo a su distribución espacial se han centralizado fundamentalmente sobre la fecundidad y el acceso a los programas de planificación familiar,15,17 siendo escasos los trabajos que traten la condición de salud-enfermedad de la mujer de manera integral, superando así la visión reproductiva.18,19

Cabe destacar la creciente documentación sobre la salud de la mujer en los últimos años, que la relaciona con el trabajo,20-26 la violencia,27-29 la educación para la salud,30-35 la salud mental,36,37 etcétera, pero se ha trabajado poco sobre el fenómeno de la distribución espacial de la población femenina y la salud, reiterándose por organismos nacionales e intenacionales38-41 la importancia que reviste su estudio en particular.

La presente comunicación muestra una parte de los resultados obtenidos en la investigación sobre la problemática de salud de la mujer, donde se planteó como objetivos: identificar los problemas de salud más frecuentes en la mujer, así como establecer sus diferencias y similitudes entre una población femenina asentada en la zona rural (ZR) y otra en la zona urbana (ZU), ambas del estado de Jalisco.

Material y Métodos

Durante 1985 y 1986 se llevó a cabo un estudio transveral y descriptivo en dos grupos de mujeres receptoras de servicios del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Jalisco, los cuales se constituyeron de la siguiente manera:

• 1 163 mujeres residentes en 80 comunidades de la zona rural
• 427 mujeres residentes en la zona metropolitana de Guadalajara, distribuidas en 15 centros asistenciales del DIF de Guadalajara.

Se realizó un muestreo independiente para cada zona determinándose un error máximo permitido de ± 2.9 para la ZR y de ± 4.7 para la ZU, con un intervalo de confianza al 95 por ciento. Los criterios de inclusión de las mujeres al estudio fueron: a) ser mayores de 12 años; b) manifestar verbalmente su aceptación para participar en el estudio, previa explicitación de los propósitos de la investigación y c) haber sido beneficiaria de algún servicio proporcionado por el DIF en el último mes. El criterio de exclusión fue haber asistido a consulta médica el mismo día o el día previo a la entrevista.

La información se obtuvo a través de entrevistas únicas, dirigidas por cuestionarios que contenían los siguientes apartados: 1) características socio-demográficas; 2) saneamiento y vivienda y, 3) principales problemas de salud por aparatos y sistemas, empleándose el Indice Médico de Cornell Modificado (Anexo I).

La información fue recolectada por mujeres promotoras de salud de la Unidad Red Móvil del DIF Jalisco y trabajadoras sociales del DIF Guadalajara, las que recibieron entrenamiento en el manejo del cuestionario, estandarizándose los criterios y procedimientos empleados. El procesamiento de datos se realizó en un ordenador personal, empleándose el paquete estadístico SPSS.

Resultados

CARACTERÍSTICAS SOCIALES Y DEMOGRÁFICAS

La condición residencial de las mujeres hace perceptibles las diferencias de los distintos componentes sociales y demográficos (cuadro I). Así, tanto el promedio como la distribución por grupos de edad muestran diferencias (p< 0.05 y p< 0.01). Hay que enfatizar que, en su mayoría, son mujeres en edad reproductiva. Respecto al estado civil, las mujeres casadas representan el índice más elevado con 76 por ciento para la ZR y 66.5 por ciento para la ZU, con mayor porcentaje de solteras en la ZU, 20.8 por ciento, que en la ZR 15.7 por ciento (p< 0.005). En general, el nivel de escolaridad alcanzado es más alto en la ZU; no obstante, se detectó 6.6 por ciento que no saben leer ni escribir, siendo el doble en la ZR (p< 0.001). La ocupación fundamental de la mujer es ama de casa, por lo tanto, es baja su intervención en los trabajos remunerados (p< 0.001). La familia de las mujeres se organiza para desarrollar un trabajo como unidad de producción en un 60 por ciento en la ZR, el doble que en la ZU (p< 0.001). Por último, el promedio de integrantes por familia es, en ambas zonas, mayor de seis miembros, observándose diferencias (p< 0.005).





CARACTERÍSTICAS DE VIVIENDA Y SANEAMIENTO

En la ZR casi todas son propietarias de su casa, mientras que en la ZU sólo la mitad lo son (p< 0.001). Situación inversa se presenta con la disposición de agua dentro y fuera de la vivienda así como de excretas, estando mejor dotadas de estos servicios las ubicadas en
ZU que las de ZR (p< 0.001 en ambos casos). Cabe hacer notar que en la ZR el 61.6 por ciento dispone de sus excretas al aire libre, siendo casi nulo en la ZU. Con respecto a la disposición de la basura, en la ZU predomina la recolección por carretón con 86.4 por ciento, y en la ZR la quema de la misma con 68.3 por ciento (cuadro II).



PRINCIPALES PROBLEMAS DE SALUD

Características generales. En el cuadro III se muestran los principales problemas de salud por aparatos y sistemas referidos por las mujeres. En forma global, se observa que los aparatos y sistemas más afectados son: nervioso, digestivo, cardiovascular y genito-urinario; la mayoría con cifras arriba del 25 por ciento llegando en algunos casos —como el dolor de cabeza— hasta el 55 por ciento en la ZR. Por otra parte, se presenta una tendencia a incrementar los índices conforme aumenta la edad, por ejemplo, en la sección del aparato digestivo, en todos los rubros es evidente el incremento de porcentajes en forma directa con la edad.





Se destaca la existencia de problemas que se soslayan o son poco estudiados, tal es el caso de las alteraciones estomatológicas como la pérdida de piezas dentarias, que en algunos grupos es hasta del 80 por ciento de mujeres afectadas en la ZR y 76 por ciento en la
ZU. Asimismo los problemas reumatológicos revelan altas frecuencias, destacando las edades tardías. También se manifiestan problemas genito-urinarios y digestivos.

Diferenciales por zona. La caracterización de los problemas por zona residencial muestra cuatro diferencias:

• Predominio en la ZR: pérdida de más de la mitad de los dientes, dolor de muelas, sensación de mareos, orinar con frecuencia por la noche, ardor al orinar y cansancio.
• Predominio en la ZU: deformación de coyunturas, antecedente de algún familiar diabético y haber sido tratado por anemia.
• Problemas que predominan en la ZR en los grupos etáreos jóvenes y se invierte en las edades tardías, afectando más a las mujeres de la ZU: asma, várices, estreñimiento y agruras.
• Alteraciones que son similares entre las dos zonas: menstruación dolorosa, tensión premestrual e infección de la garganta.

Discusión

Se ha señalado42 que la condición residencial urbana favorece una mayor disponibilidad de servicios educativos, saneamiento básico, diversificación de fuentes de empleo, etcétera. En este estudio se hace evidente los mejores niveles de escolaridad alcanzados por las mujeres de la ZU; además, en esta misma zona, la segunda ocupación más importante es ser estudiante, en este sentido se ha mencionado cómo la mayor escolaridad favorece la movilidad social, así como la adopción de nuevos valores, la modificación de actitudes y prácticas en salud tales como el uso de anticonceptivos y la decisión del número de hijos que se desea tener, cambios en la perspectiva de desarrollo personal, etcétera.16

Considerando lo anterior, se esperaría que el promedio de integrantes por familia en la
ZU fuera menor al promedio para Jalisco, que en 1980 fue de 5.6 miembros por familia;43 sin embargo fue mayor en 0.5 miembros para la ZU y 0.9 para la ZR.

La disponibilidad de agua dentro de la vivienda fue de 69 por ciento para la población jalisciense en 1980, siendo superior en esta investigación para las mujeres de la
ZU e inferior para las de la ZR. Una situación similar se presenta con la disposición de excretas donde para Jalisco el 66.6 por ciento de las viviendas tenían este servicio,43 lo que fue mayor en las viviendas de la ZU y menor en las de la ZR.

Los problemas de salud, más frecuentes referidos por las mujeres en la ZR son de carácter inespecífico como sentirse mareada, tos y fiebres desconocidas; en cambio, para la ZU la frecuencia más elevada la registraron la anemia y el antecedente de familiares diabéticos. Ello señala una accesibilidad diferenciada a los servicios de salud y a la identificación de diagnósticos por parte del personal médico, lo que quizá contribuya a explicar la frecuencia de tuberculosis más elevada en la
ZU que en la ZR y que, como lo ha señalado Enarson,44 existe una tendencia a la migración rural-urbana de pacientes con tuberculosis o con infección incipiente, que buscan atención médica y mejores condiciones de vida en las zonas urbanas, contribuyendo a su concentración y a la disminución de la frecuencia en las ZR.

Si bien no se han encontrado informes sobre la distribución y frecuencia de enfermedades en un nivel de desagregación que permitan la comparación, Alvarez,45 en una encuesta de población anciana para ambos sexos, informó frecuencias de mareos y dolor osteomuscular similares a las detectadas en este trabajo entre la población mayor de 60 años.

Por otra parte, como ha señalado Sennott,18 la población femenina con jornadas extensas de trabajo, puede sufrir un envejecimiento prematuro, presentándose incapacidades físicas como la artritis y trastornos intestinales, lo que concuerda con las altas frecuencias de este tipo de problemas de salud entre las mujeres de ambas zonas. Habría que estudiar específicamente la relación con las jornadas de trabajo desarrolladas por estas mujeres, que posiblemente sean parecidas a las informadas por Oakley46 para mujeres de zonas rurales y urbanas de distintos países de Europa y Norteamérica, fluctuando entre 45 y 80 horas semanales.

Las alteraciones octomatológicas encontradas de manera muy acentuada en la ZR, reflejan deficiencia de atención oportuna y ausencia de rehabilitación dental. Además, se infiere la inexistencia de educación e higiene dental con el consecuente padecimiento de trastornos digestivos por mala masticación, como agruras y estreñimiento, ambos frecuentes entre la población estudiada.

SOBRE LAS TÉCNICAS METODOLÓGICAS EMPLEADAS

Contrariamente a lo esperado, se presentó mayor frecuencia de mujeres que han sido tratadas por anemia en la
ZU que en la ZR; no obstante, los síntomas que pudieran reflejar estados anémicos (dolor de cabeza, cansancio y mareos continuos, todos ellos presentes en mayor porcentaje en la ZR) llevan a considerar la existencia de diferencias estadísticas espurias, que reflejan las deficiencias metodológicas de algunos reactivos del instrumento empleado.

Las condiciones en que se planeó y estructuró esta investigación, condujeron a tener una población específica de mujeres: las receptoras de servicios del DIF, es decir, beneficiarias de la asistencia social por carecer de accesibilidad a servicios privados o de seguridad social, así como por la ubicación de estos centros asistenciales. No obstante, es posible identificar diferencias que pueden considerarse atribuibles a su distribución espacial, sugiriendo que de tomarse una población urbana que incluya a mujeres con mayor disponibilidad de servicios en general, puede esperarse una mayor polarización en los resultados obtenibles al constrastarse con las mujeres de la ZR.

Si bien sólo se han discutido algunos puntos de interés general, se puede concluir que existen diferencias en las condiciones sociodemográficas y de vivienda y saneamiento entre las mujeres estudiadas, donde los indicadores son globalmente más favorables para las mujeres de la ZU.

La problemática de salud reveló por una parte diferenciales en algunos rubros, favorables en la mayoría para la ZU y sólo en ciertos casos para las mujeres de la ZR. Por otra parte, se detectaron problemas que con frecuencia no son estudiadios, como los estomatológicos, lo que requiere una respuesta institucional sistematizada y de largo esfuerzo. Asimismo, se presentan algunos datos que parecen ser contradictorios como es el caso de la anemia, para lo cual es necesario un estudio específico.

SOBRE NUEVAS INVESTIGACIONES

Por último, cabe señalar que las resultados de esta investigación descriptiva favorecen y demandan la realización de nuevos estudios, donde se profundice sobre: a) la disponibilidad de servicios de salud, su uso racional y el impacto en el perfil epidemiológico de las mujeres; b) los comportamientos e identificación de enfermedades específicas en grupos de mujeres con distintos niveles de riesgo a la salud; c) el desarrollo de trabajos epidemiológicos que favorezcan la comparación por sexo y edad; d) el estudio de la relación entre la condición laboral femenina, tanto asalariada como doméstica, y el comportamiento epidemiológico específico por ocupación; e) los procesos de autoatención a la salud y los niveles de conocimiento y representaciones de la salud-enfermedad en la mujer, puesto que es la prestadora de servicios de salud dentro de la familia. Se considera que el desarrollo de estas grandes lineas temáticas enriquecerá el conocimiento y podrá contribuir en la planificación de los servicios de salud.
 
AGRADECIMIENTOS

Agradecemos la colaboración de Roberto Becerra, Rogelio Troyo y al personal de red móvil del sistema DIF, Jalisco cuya participación hizo posible la realización de este trabajo.


Bibliografía

1. Arrollo A. Ires y venires en el occidente. En: Arias P. (Coord.). Guadalajara, la gran ciudad de la pequeña industria. México: El Colegio de Michoacán, 1985;21-56.
2. Vargas R. La utilización de los datos demográficos y el tratamiento de las variables de la población en la planificación de la salud. En: CELADE. Los estudios demográficos en la planificación del desarrollo. Santiago de Chile, 1975:179-196.
3. Naciones Unidas. Factores determinantes y consecuencias de las tendencias demográficas. ST/SOAISER.A/50. Nueva York, 1978;1:613-656.
4. OPS. La salud de la mujer en las Américas. Pub Cient Washington, 1985;488:3-6.
5. Mojarlo O, Núñez L. Mortalidad infantil en México: tendencias y factores determinantes. Salud Publica Mex 1988;30(3):329-345.
6. Behm-Rosas H. La sobrevivencia en la infancia: las dimensiones del problema en América Latina. Salud Publica Mex 1988;30(3):289-311.
7. Salazar Schettino PM y col. Frecuencia de las parasitosis intestinales en poblaciones de la zona sur del D.F. Salud Publica Mex 1981;23(2):179-182.
8. Valdéz B y col. Prevalencia de parasitosis intestinal en una población rural de la región lagunera. Salud Publica Mex 1982;24(1):55-60.
9. Valle Váquez E, García de Alba J y col. Algunos aspectos de la presión arterial en el área rural de Jalisco. Parte II. Salud Pública Mex 1981;23(1):83-92.
10. García de Alba J. Algunos aspectos de la presión arterial en el área rural de Jalisco. Parte I. Salud Pública Mex 1980;22(5):487-500.
11. Canales JL, Almada I, Narro J. La mortalidad en una población rural en México y su relación con el uso de los servicios médicos antes de la muerte. Salud Pública Mex 1984;26(4):404-414.
12. De Geyndt W. Atención primaria de salud en zonas urbanas y rurales en los paises en desarrollo: semejanzas y diferencias. Bol Of Sanit Panam 1983;94(5):441-460.
13. Flores Alvarado A, Morán Zenteno J. Efecto del modelo de atención ala salud del programa IMSS-COPLAMAR sobre el estado de salud de la población rural marginada de México. Salud Pública Mex 1989;31(6):745-756.
14. Potter J. Utilización de los servicios de salud materna en el México rural. Salud Pública Mex 1988;30(3):387-402.
15. Martínez Manatou J. Planificación familiar, población y salud en el México rural. IMSS. 1986:477.
16 Zúñiga ME, Santos C, Menkes, C Hernández D. Organización del trabajo familiar y fecundidad en el México rural. Estudios Demográficos y Urbanos. 1986;1(2):205-225.
17. Zúñiga E, Hernández D, Menkes C, Santos C. Trabajo familiar, conducta reproductiva y estratificación social. Un estudio en las áreas rurales de México. IMSS. México, 1986:226.
18. Sennott-Miller L. Las mujeres de edad mediana y avanzada en América Latina y el Caribe: informe sobre la situación actual. Ed. AARP-OPS, 1989:89.
19. Ramírez JC, Uribe G. La mortalidad de la mujer en Jalisco, 1960-1980. Tiempos de Ciencia, 1990;(18):1-16.
20. Márquez M. El desgaste en las obreras de la maquila eléctrico-electrónica. Salud Problema No. 14. UAM-X. 1988:9-24.
21. Denman C. Salud de obreras de la maquila. El caso de Nogales, Sonora. Ponencia presentada en la Reunión sobre estrategias de sobrevivencia, satisfacción de demandas y movimientos sociales en el medio urbano. Univ. de Guad.; Col. de Jalisco; CIESAS. Chapala, Jal. Marzo, 1988:41.
22. OIT. Empleo y condiciones de trabajo del personal docente. Ginebra. 1981:121-142.
23. Brown C. Women workers in the health services industry. En: Women and health: the politics of sex in medicine. Baywood Publishing Company, Inc. 1983:105-116.
24. Haw M. Mujeres, trabajo y stress: una revisión y un programa para el futuro. Cuadernos Médico Sociales. Rosario, 1983;(24):37-48.
25. Uribe G, Ramírez JC. El caso de un grupo de mujeres obreras, campesinas y alfareras en el Estado de Jalisco, México. Higiene 1988;38(3):9-13.
26. Uribe G, Ramírez JC, Romero L, Gutiérrez NC. Trabajo femenino y salud. El caso de grupos del sector servicios en Guadalajara, Jalisco, México. Próxima publicación. Bol Of Sanit Panam 1990.
27. Goldenberg P, Medrano M, Pastenostro. La violencia contra la mujer. Una cuestión de salud. Cuadernos Médico Sociales. Rosario, 1988;(44):77-91.
28. Darcy de Oliveira R y col. A violencia doméstica. En: Os direitos da mulher 1. Instituto de Acao Cultural. Rio de Janeiro: Editora Marco Zero, 1984.
29. CEPLADES. Mujer y violencia. Cuaderno de la Mujer No. 3. Quito, 1986:77.
30. UAM-X. Mujer, trabajo y salud. Serie Juntas Aprendemos, Cuaderno Núm. 1. México. s/f, 56.
31. UAM-X. Sólo nosotros podemos defender nuestra salud. Serie Juntas Aprendemos, Cuadernos Núm. 2. México, s/f, 54.
32. PRODUSSEP, A.C. Mujer y Salud. México, 1988:31.
33. Comisión de la Mujer, SSA. De nosotras para nosotras. In formación sobre salud reproductora. México, 1988:32.
34. Tristan F. Nosotras: las mujeres obreras. Lima, 1986:34.
35. Tristan F. Mujer, trabajo y vida personal. Lima, 1988:27.
36. Aresti L, Emmer S. Algunas reflexiones sobre la problemática interna de la mujer en relación a su identidad histórico social. Mujeres y Medicina. UAM-X, s/f, (2):49-56
37. Bermann S. Mujer, trabajo y salud mental. Mujeres y Medicina. UAM-X, s/f, (2):43-48.
38. CONAPO. Programa Naiconal de Acción para la Integración de la Mujer en el Desarrollo. México, 1983:77.
39. CONAPO. Evaluación del decenio de la mujer 1975-1985. México, 1985:31.
40. CONAPO. Programa Operativo de la Comisión Nacional de la Mujer para el trienio 1986-1988. México, 1985:84.
41. OMS. La mujer, la salud y el desarrollo. Informe del Director General. Offset 90. Ginebra, 1985:21
42. López C. El campo jalisciense. México: Fondo de Cultura Económica (Col. SEP/80 No. 62), 1984:177.

43. SPP. Anuario Estadístico de los Estados Unidos Mexicanos 1985. México: SPP, INEGI, 1985:143-144.
44. Enarson DA et aL The incidence of active tuberculosis in large urban area. En: Am. J Epidemiol 1989;129(6):1268-1276.
45. Alvarez R, Brown M. Encuesta de las necesidades de los ancianos en México. Salud Publica Mex 1983;25(1):21-75.
46. Oakley A. The sociology of housework. Gran Bretaña: Basil Blackwell, Inc, 1985:92-95.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329-3000, página web, www.insp.mx), con ISSN: 1606-7916 y Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, planta baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329 3000. Fecha de última modificación: 7 de junio de 2018. D.R. © por el sitio: Instituto Nacional de Salud Pública.

Gestionando el conocimiento