Salud Pública de México

LA PRACTICA DE ANTICONCEPCION POSPARTO EN HOSPITALES DEL DISTRITO FEDERAL

LA PRACTICA DE ANTICONCEPCION POSPARTO EN HOSPITALES DEL DISTRITO FEDERAL

AUTORES

CARLOS MORÁN, M.C., M. EN C.;(1) GUSTAVO FUENTES, M.C.,(2) FERNANDO AMADO, M.C., M. EN A.H.,(3) HÉCTOR HIGAREDA, M.C.,(4) RENÉ BAILEN, M.C.;(5) ARTURO ZÁRATE, M.C., M. EN C.(6)


(1) Asesor de la Dirección General de Planificación Familiar (DGPF) Secretaría de Salud México
(2) Supervisor Médico de la DGPF
(3)Director de Supervisión y Apoyo a la Capacitación de la DGPF
(4) Subdirector de Supervisión y Apoyo a la Capacitación de la DGPF
(5 Director del Hospibl Luis Castelazo Ayala del Instituto Mexicano del Seguro Social
(6) Director General de Planificación Familiar Secretaría de Salud, México

RESUMEN

Dentro del Programa de Planificación Familiar se ha considerado, de manera incuestionable, la necesidad de establecer un subprograma de anticoncepción dirigido a la población que se someta a una intervención obstétrica (parto, aborto, cesárea), que redunde en una mayor eficacia para la consecución de metas dirigidas a ampliar la cobertura anticonceptiva. Con este propósito se hizo un diagnóstico operativo de las acciones de anticoncepción posparto en siete hospitales de la Secretaría de Salud (SSA) en la Ciudad de México, tomando como referencia al Instituto Nacional de Perinatología y al Hospital de Gineco-Obstetricia "Luis Castelazo Ayala" del lnstituto Mexicano del Seguro Social, unidades con una trayectoria de varios años en la aplicación de este programa. Se encontró que en los hospitales de la SSA existe una cobertura con dispositivo intrauterino y oclusión tubaria que varía entre 7 y 55 por ciento en comparación con 63 y 64 por ciento de los hospitales de referencia. Se hacen algunas recomendaciones para el desarrollo de la anticoncepción posparto en los hospitales de la SSA como la presencia de un encargado dentro de las unidades tocoquirúrgicas la elaboración de programas con metas específicas el abastecimiento oportuno de material la capacitación del personal la realización de protocolos de investigación el registro adecuado de la información y la promoción específica para el programa.

ABSTRACT

For many women living in developing areas, childbirth is the only time when they receive medical care in a clinical setting. These women may not return until they are ready to deliver their next baby. Without access to family planning counseling and effective contraceptive methods, they are likely to become pregnant again within a year or two. Where contraceptive information and services are available to women receiving maternity care, many choose to begin using contraception in the postpartum period. Some elect to have an IUD inserted immediately after delivery or to undergo sterilization while still in the hospital. Under a postpartum contraceptive program administered by the IMSS in one hospital and the same program established in another hospital of the SSA, more than half of postpartum and postabortion women began using contraception or underwent sterilization before they left the hospital. In contrast, the other hospitals under the analysis showed a wide range of contraception coverage from 7 to 55 per cent. A formal postpartum contraception program is necessary to establish in all the hospitals in order to improve coverage. Conseling is an important component for all women who must have adequate information before they choose a contraceptive method.

Introducción

EL Programa Planificación familiar ha implantado como una acción importante el fortalecimiento y ampliación de la anticoncepción posparto, ya que una gran parte de las mujeres sólo asiste a las unidades medicas para la atención de un parto o de un aborto; además, porque de esta manera se pueden aprovechar los recursos humanos y materiales ya existentes en las unidades tocoquirúrgicas y porque va dirigido a la mujer que está constatando su capacidad reproductiva.1-3

En varias partes del mundo se ha demostrado que la protección anticonceptiva posparto transcesárea y postaborto, incide de manera importante sobre los programas de planificación familiar y por ello se ha tratado de defender este tipo de acciones.3 México, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es la institución que ha estado trabajando en la anticoncepción posparto por más de una década y ha logrado sobrepasar el 50 por siento de cobertura en acciones anticonceptivas de este tipo.4 Con estos antecedentes, la Secretaría de Salud (SSA) ha considerado necesario reforzar las actividades en la instalación de medidas anticonceptivas en el posparto, transcesarea y postaborto.

El objetivo de este trabajo fue evaluar el programa de anticoncepción posparto en varios hospitales de la SSA en la Ciudad de México, tomando como referencia a otras dos unidades con experiencia de varios años en este programa, para verificar comparativamente el grado de desarrollo en sus diferentes niveles de ejecución, con el propósito de diseñar estrategias que permitan alcanzar metas factibles a mediano y largo plazo.

Material y Métodos

El personal de la Dirección General de Planificación Familiar realizó una serie de visitas a algunos hospitales de la SSA en el Distrito Federal, entre el 10 de octubre y el 4 de diciembre de 1990. Se seleccionaron siete hospitales de la SSA y se tomaron como referencia los datos emanados de dos centros, el Instituto Nacional de Perinatología y el Hospital de Gineco-Obstetricia "Luis Castelazo Ayala" del IMSS, los cuales cuentan con información de varios años de ejecución del programa de anticoncepción posparto. La capacidad física de las unidades médicas (expresada por el número de camas) se detalla en el cuadro I. En cada unidad se realizó un diagnóstico operativo de las acciones de anticoncepción posparto, así como de los recursos humanos existentes en la unidad tocoquirúrgica; asimismo, se determinó la suficiencia y abasto de material anticonceptivo. Se evaluó el número de acciones determinadas por la aplicación de dispositivo intrauterino (DIU) y la oclusión tubaria bilateral (OTB), tomando como periodo de comparación el intervalo correspondiente al mes de octubre de 1990.




ANTICONCEPCION POSPARTO

Por otra parte, se determinó el nivel de supervisión y promoción del programa, así como el sistema de registro y procesamiento de la información. Al mismo tiempo se investigó sobre la capacitación específica para el personal médico y paramédico, así como sobre la realización de protocolos de investigación sobre el tema específico.

Resultados

RECURSOS HUMANOS

En el cuadro II se muestra el personal médico y de enfermería asignado al área tocoquirúrgica, con el cual opera el programa de planificación familiar en cada uno de estos centros hospitarios. En varias unidades se tuvo conocimiento de la falta de personal para cumplir con las funciones gcnerales, de acuerdo con el número de asistentes a los servicios. Seis de los siete hospitales de la SSA contaban con residentes de gineco-obstetricia y en el restante sólo había residentes de cirugía general, quienes desempeñaban de manera complementaria alguna actividad de cirugía obstétrica en el área tocoquirúrgica. En seis de los siete hospitales existía oficialmente una persona responsable asignada al programa de planificación familiar. En algunos de estos hospitales, el médico encargado del módulo de planificación familiar era el mismo responsable del subprograma de anticoncepción posparto, quien se encontraba fuera del área de tococirugía, lugar en donde está fundamentalmente la demanda de acciones. En ningún hospital de la SSA había un programa escrito sobre las normas y actividades específicas de la anticoncepción posparto (cuadro III).




MATERIAL ANTICONCEPTIVO Y PRESTACION DEL SERVICIO

Cinco de las siete unidades contaban con un número suficiente de DIU y el abastecimiento se hacia de varias fuentes, siendo la mayor parte a través de la jurisdicción sanitaria y de la Dirección General de Planificación Familiar. En cinco hospitales se estaba aplicando el DIU en el posparto inmediato y en la transcesárea, pero en dos de las siete unidades no tenían en existencia DIU para aplicación a las puérperas (figura 1). En seis de los siete hospitales se recurría a los métodos quirúrgicos como la OTB posparto o transcesárea (figura 2) y en tres de ellos también se utilizaban los hormonales inyectables como medida anticonceptiva en el puerperio (cuadro IV). Mediante esta variedad de métodos, la cobertura global del programa en las diferentes unidades mostró un intervalo amplio de 7 a 55 por ciento (figura 3). Aunque la mayor parte del personal entrevistado expresó que conocía el beneficio de realizar la anticoncepción posparto, también señaló incertidumbre sobre la efectividad de la misma y preocupación por riesgos no especificados.









OPERACION

Se encontró que el encargado del programa de planificación familiar hacía la revisión del número de DIU colocados así como el de OTB realizadas, y los registraba en la libreta de la unidad tocoquirúrgica; sin embargo, la supervisión no era satisfactoria, ya que dicho responsable no estaba asignado a esa área. En algunas unidades se mencionó cierta dificultad para que el personal médico registrara todas las acciones de anticoncepción, por existir carga asistencial considerable y renuencia a las tareas consideradas de carácter administrativo.

En general, la parte de promoción del programa de Planificación Familiar era mínima y con particular no existía en cuanto a la anticoncepción posparto. En la consulta prenatal no existía un sistema promocional adecuado y además la mayoría de las pacientes acude solicitando atención en etapas avanzadas del trabajo de parto, sin haber recibido consulta prenatal. Sólo en el puerperio inmediato se llegaba a desarrollar una acción débil de promoción. Asimismo, se encontró que el material impreso para apoyar la aceptación del DIU o la OTB en el posparto era escaso y no específico.

El registro de la información fue en general deficiente e incompleta. En la mayor parte de las unidades se apuntaba en la libreta de la unidad tocoquirúrgica o en una diseñada especialmente. En la mayor parte de las unidades se encuentra operando el Sistema Estatal de Información Básica (SEIB), pero desafortunadamente no se está captando toda la información referente al programa porque existe un subregistro a nivel operativo. En otros hospitales se siguen utilizando sistemas de información que ya no están vigentes.

CAPACITACION E INVESTIGACION

La capacitación específica en anticoncepción posparto se hace como un adiestramiento durante la prestación del servicio. Generalmente se menciona que la anticoncepción posparto es parte del Programa de Planificación Familiar, el cual a su vez está contenido en el curso de residencia en ginecología y obstetricia, por lo cual no se necesitaría un módulo especial de enseñanza. Sólo existe coordinación del programa de anticoncepción posparto por parte de la jefatura de enseñanza correspondiente en dos de los siete hospitales. Sólo en una unidad se estaba desarrollando un protocolo de investigación sobre la anticoncepción posparto y en otros dos hospitales se expresó la intención de realizar algunos proyectos.

Discusión

El análisis de las actividades mostró de manera muy clara la gran variedad en la cobertura anticonceptiva en el posparto, siendo todavía mínima durante la cesárea y el posparto. Se debe mencionar que los datos no son comparables debido a la diferencia en los grupos poblacionales que se atienden en cada lugar, así como por las variaciones en el sistema de información. Al comparar los logros en los hospitales analizados con referencia al Instituto Nacional de Perinatología y al Hospital de Gineco-obstetricia del IMSS, se puede inferir que se necesita un tiempo largo para llegar a instrumentar eficientemente el programa.

Un problema para los hospitales de la SSA es el bajo porcentaje de mujeres que asiste a la consulta prenatal y a la revisión posparto. La consulta prenatal es fundamental para la promoción del programa con la usuaria potencial; asimismo, la revisión posparto es insoslayable parar verificar la presencia del DIU, ya que la tasa de expulsión en este periodo es mayor que cuando se aplica durante el intervalo intergenésico.5,6 Se acepta que los métodos más recomendables en el posparto y transcesárea son el DIU para la mujer que desea espaciar sus embarazos y la OTB para la que ya no desea tener más hijos y expresa su voluntad de terminar la reproducción.7 En algunos hospitales se usan como alternativa los hormonales inyectables, los cuales no son recomendables por interferir con la lactancia, así como por actuar durante un lapso corto.8 Al comparar las tasas de aplicación de DIU y oTB entre los hospitales de la SSA y los de referencia, se observa que no existen diferencias en cuanto a la OTB. Por el contrario, sí hay diferencia en la aplicación de DIU porque las unidades de la SSA lo utilizan en una menor proporción. En conclusión, se presentan las siguientes recomendaciones:

1. El encargado directo del programa de anticoncepción posparto debe estar ubicado dentro de la unidad tocoquirúrgica para asegurar el seguimiento, supervisión, capacitación y captación de la información.
2. Es necesario que cada unidad elabore un programa de actividades que incluya objetivos y metas de acuerdo a sus características y a la población que atiende.
3. Es imperativo mejorar el abastecimiento de material a cada unidad, y capacitar sobre este aspecto a los directamente responsables.
4. Se debe impulsar la realización de protocolos de investigación y difundir los resultados, para elevar el nivel de conocimiento de las personas encargadas de ejecutar el programa.
5. Es necesario reforzar el registro de la información para evitar el subregistro y obtener todos los datos a través del SEIB. No deben existir sistemas paralelos que sólo confunden y no mejoran la calidad de la información.
6. Resulta imprescindible la elaboración de material impreso para la promoción específica del programa de anticoncepción posparto, y sobre los beneficios de la atención prenatal y posparto.

Con estos lineamientos se puede esperar alcanzar un mejor impacto en la cobertura de planificación familiar en un grupo poblacional que es prioritario, y además se puede conseguir aumentar el espacio intergenésico.

AGRADECIMIENTOS

Nuestro reconocimiento a los doctores Germán N. Tovar Sánchez, Guillermo Oropeza Richy, Enrique García Lara, Enrique Ascencio Villalpando, Marcos Hernández Fierro, Ramón Aznar, Roger Lara y Francisco Gómez García por su valiosa colaboración en la recopilación de los datos de este trabajo

Bibliografía

1. Secretaría de Salud. Avances y perspectivas del Programa de Planificación Familiar. Planificación Familiar 1989;4:1.
2. Secretaría de Salud. Programa de Planificación Familiar. Avances 1989. Estrategias 1990-1994. México, D.F.: SSA, 1990.
3. Townsend S. La anticoncepción posparto: el desarrollo de estrategias para ampliar los servicios. Network 1990;5:1.
4. Instituto Mexicano del Seguro Social. Programa de Planificación Familiar. Resultados 1988. México, D.F.: IMSS, 1989.
5. Aznar R, Reynoso L, Montemayor G, Giner J. Postplacent insertion of IUDS. Contraceptive Deliv Syst 1980;1:143.
6. Chi I, Wilkens K, Rogers S. Expulsions in immediate postpartum insertions of Lippes loop D and copper T IUDs and their counterpart delta devices. An epidemiological analysis. Contraception 1985;32:119.
7. Fuller WE. Family planning in the postpartum period. Clin Obstet Gynecol 1980;23:1081.
8. Laukaran VH. Contraceptive choices for lactating women: suggestions for postpartum family planning. Stud Fam Plann 1981;12:156.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329-3000, página web, www.insp.mx), con ISSN: 1606-7916 y Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, planta baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329 3000. Fecha de última modificación: 11 de abril de 2019. D.R. © por el sitio: Instituto Nacional de Salud Pública.

Gestionando el conocimiento