Salud Pública de México

ALGUNAS DETERMINANTES EN LA CONFORMACIÓN DE LOS PATRONES PROFESIONALES EN ESTUDIANTES DE MEDICINA

ALGUNAS DETERMINANTES EN LA CONFORMACIÓN DE LOS PATRONES PROFESIONALES EN ESTUDIANTES DE MEDICINA

AUTORES

EDGAR C. JARILLO-SOTO, M.C., M.M.S.,(1) MA. GIMA ARROYAVE-LOAIZA, LIC. EN ECON., M.M.S.,(2) MA. DEL CONSUELO CHAPELA, M.C.(3)

(1) Cuando se realizó este trabajo Investigador de la Escuela de Salud Pública de México-Instituto Nacional de Salud Pública y de la Universidad Autónoma Metropolitana.
(2) Consultora de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud.
(3) Investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana.

RESUMEN

El presente artículo es un informe parcial de los resultados de una investigación cuyo objetivo es establecer algunas determinantes que intervienen en la conformación de los patrones profesionales en el área de la medicina. Se presentan los resultados de una cohorte de estudiantes de medicina en torno a tres aspectos principales: el tipo y frecuencia de lecturas generales y especializadas, los vínculos familiares y de amistad en la profesión y, por último, ciertos elementos educativos. Esos tres aspectos se asocian con algunos rasgos de patrones profesionales. Las primeras aproximaciones estadísticas muestran una fuerte influencia de los vínculos familiares. La procedencia de un núcleo familiar donde existe otro miembro de la profesión médica o algún amigo muy cercano de los estudiantes, parece incidir definitivamente en la conformación de ciertas nociones tradicionales y establecidas del carácter de la profesión, sus formas de práctica y, al menos, un espectro de sus contenidos y áreas de conocimiento. El factor de socialización cultural, explorado a través de lecturas de periódicos y revistas especializadas, parece no intervenir tan definitoriamente en las imágenes profesionales; sin embargo, este aspecto requiere mayor indagación. En lo que se refiere a la intervención de algunos elementos educativos, igual que en el punto anterior, no se aclara suficientemente su participación y sí plantea la necesidad de explorarlo con más detalle. Por último, se señalan algunas preguntas a partir del primer análisis de esta información y, por lo tanto, las futuras líneas de trabajo que conviene seguir indagando.

Palabras clave: formación de recursos humanos en salud, formación profesional, enseñanza médica, médicos, educación médica, profesión médica, profesiones de la salud

ABSTRACT

This paper reports the preliminary results of a research work aimed at establishing some determinants of the development ofprofessional patterns in medical students. We present the results of a cohort of medical students in wich we explored the type and frequency of general and specialized reading, family and friendship ties within the profession and some educational elements. These three aspects are associated with some aspects of professional patterns. The first statistical estimations show a strong influence of family ties. The presence of a family member or a close friend related with the medical profession strongly influenced the development of traditional beliefs about the medical profession, its practice, and the features of contents and areas of knowledge. Reading of newspapers and specialized journals by the students was used to explore cultural socialization, and this was found not to influence definitely the patters of the profession. As for the influence of some educational elements, their participation is not clear, and further studies are needed to disclose it. Finally, we point out some questions emerging from this first approach to this information, and future research lines to be addressed.

Key words: human health resources, professional development, medical education, medical teaching, physicians, medical profession, health professions

Solicitud de sobretiros: Dr. Edgar Jarillo Soto, R. de Llíeria 129, 10, 2a. Barcelona 08037 España.

Introducción

EL PRESENTE ARTÍCULO es un avance de una investigación cuyo objetivo es establecer algunas de las determinaciones más importantes que influyen en la manera como se construye en los estudiantes de una determinada área, cierta imagen de profesional y de su práctica correspondiente, lo cual, entre otras consecuencias, será definitorio para que el egresado opte por una forma de ejercicio profesional.

La pretensión de hacer coherente la imagen adoptada con cierta forma de ejercicio profesional, llevará a que los egresados permanentemente traten de vincularse laboralmente de acuerdo con esa imagen definida. Ello significa que los egresados de las diferentes carreras profesionales tratarán de insertarse en el mercado laboral según el patrón que hayan adoptado.


Se ha logrado identificar algunas formas de inserción de los egresados de medicina en el mercado laboral,1 lo que por sí mismo constituye un aporte fundamental. Sin embargo, son pocos los estudios abocados a la exploración de los patrones profesionales de medicina.

Además es necesario establecer una conceptualización de lo que se entenderá por patrón profesional. Sin tener un concepto acabado y para efectos prácticos formularemos el siguiente: "Patrón profesional son contenidos simbólicos articulados de manera singular, que expresan un determinado estilo, modelo, manera de concebir y actuar entorno a una profesión. Constituyen modelos de práctica profesional con contenidos y formas diversos, incluso combinaciones de distintas formas de ejercicio social de una determinada profesión".

La interpretación de la manera como influyen múltiples factores en la conformación de cierto patrón profesional implica construir una red muy basta, que requiere ser explorada paulatinamente. La conceptualización formulada permite argumentar algunos de los procesos que intervienen en la conformación de un patrón profesional en el médico; para ello se ubican tres determinantes principales.

La primera corresponde a los procesos educativos. En efecto, la transmisión de conocimientos y de valores ideológicos2 significa que en todo el proceso formativo de las diferentes profesiones, existen hechos educativos que traducen y expresan elementos que son congruentes con un determinado patrón de ejercicio profesional, el cual está presente en los maestros, en los espacios de práctica (como los centros hospitalarios) y en la orientación curricular. Sin entrar en mayores detalles, es importante, sin embargo, hacer notar que lo antes descrito se refiere a lo que se conoce como curriculum oculto.3

La adopción de un determinado patrón profesional por los estudiantes, significa que asumen una cierta noción de las áreas de conocimiento y los contenidos curriculares que debe comprender cierta área de formación profesional.

En cualquier profesión, pero con más arraigo en las profesiones tradicionales, como la medicina, existe la convicción de que su cuerpo de conocimientos está totalmente integrado y acabado, definido y socialmente validado; esto representa un ejemplo de aceptación y reproducción de ciertos tipos de práctica profesional.


La segunda determinante se refiere a los elementos de socialización cultural4 que intervienen en la vida de cualquier individuo. Para la conformación de un patrón profesional, nos referimos a los elementos que existen en la vida cotidiana y que son reproducidos por los medios de comunicación masiva, principalmente, y que el receptor (estudiante de medicina) decanta, prioriza y termina por adoptar, de modo tal que van conformándole una imagen definida de la profesión.

La tercera corresponde ala dimensión familiar quede manera más directa influye en las opciones de selección de estudios profesionales y que por ese medio define ciertos requerimientos a ser cumplidos por el estudiante. Es una determinada forma de presión familiar que el sujeto debe afrontar y satisfacer. En ello, además de la natural demanda para cumplir las expectativas de movilidad social,5 está presente también una imagen de práctica profesional sustentada por el núcleo familiar: padre, madre y hermanos mayores, en primer término.

Estos tres aspectos que influyen en la conformación de ciertos patrones profesionales serán determinantes en las opciones de empleo, cuando el estudiante concluya su formación universitaria. Esto significa que los egresados tratarán de encontrar trabajo remunerado y dirigir su desarrollo en los espacios que corresponden al patrón profesional adoptado. Lo cual, a su vez, puede antagonizar, coexistir o ser sincrético, eventualmente, con los espacios que socialmente les permiten una inserción laboral.

Ello, finalmente, los impulsa a cumplir sus expectativas de realización profesional en congruencia con el modelo de ejercicio profesional de la medicina que asimilaron, conciben y finalmente adoptan y asumen. Eso supone que aún con las limitaciones del mercado laboral, siempre trazarán una línea de búsqueda de empleo, coherente con el modelo de ejercicio profesional que asimilaron.


En este artículo, se presenta el resultado de la exploración de los tres aspectos determinantes que fueron señalados anteriormente. Se acentúan los determinantesfamiliares y dos indicadores de socialización cultural, ya que por ser alumnos del primer nivel responderán más claramente a esas dos influencias que a las acciones de ciertos procesos educacionales.

Material y Métodos

El universo estuvo constituido por estudiantes de la carrera de medicina, de una universidad pública de la capital del país. Se definieron cuatro estratos dependiendo del nivel de estudio, y cada nivel fue explorado en las tres dimensiones, pero con énfasis distintos dependiendo del nivel en que se encontraban.

Los datos que se presentan en este informe son de una muestra de alumnos del primer estrato. El control de las asociaciones de cada una de las dimensiones se estableció internamente en cada uno de los niveles y posteriormente, dependiendo de los hallazgos, tomando como control alumnos de otra institución educativa homologando ciertos atributos causales de cada clase de determinaciones.

Se aplicó un cuestionario probado y ajustado, el cual fue respondido por 63 alumnos, de un total de 75 que constituyeron la cohorte en este ciclo escolar.


El cuestionario fue contestado por los alumnos en el momento de inscribirse a un taller, después de haber cursado algunos contenidos de propedéutica, epidemiología y bioestadística. El cuestionario contenía preguntas abiertas, algunas de las cuales ameritaban respuestas precisas y otras implicaban expresiones de conceptos e ideas en torno a una suposición.

Todas las respuestas fueron tabuladas tomando las propias palabras de los estudiantes y posteriormente resumidas tratando de conservar el sentido de la respuesta inicial. Se presentan las frecuencias simples de los resultados más significativos, sin excluir aún ninguno de ellos. Tampoco se han realizado pruebas de asociación en razón de que eso será motivo de una fase posterior.

Resultados

De los 63 estudiantes del segundo año de medicina, casi la mitad (46%) son menores de 20 años, entre los 17 y los 20; el 40 por ciento entre los 21 y 25 años de edad y sólo el 2 por ciento de más de 30 años.

El 86 por ciento, 54 personas, son mexicanos y el resto extranjeros provenientes de diferentes países de habla hispana y del caribe francófono; los nueve extranjeros posteriormente serán control en el análisis de algunas variables. De los mexicanos, el 36.5 por ciento nacieron y residen permanentemente en alguna población distinta al D.F. o su área metropolitana.


El 71.4 por ciento corresponde a personas del sexo masculino y 28.6 por ciento del sexo femenino. Es significativo que ninguna persona del sexo femenino tiene más de 26 años de edad. Esto podría significar que la presencia del sexo femenino entre los estudiantes de medicina se concentra fundamentalmente en personas que continúan sus estudios profesionales inmediatamente después de terminar el bachillerato.

En el cuadro I se observa que la ocupación de el padre y la madre de los estudiantes es muy diversa. Después de las labores del hogar, predominan los progenitores con trabajo en alguna dependencia del gobierno, federal, estatal o local (15.08% del total). Los profesionistas representan el 12.70 por ciento del total (20.63% de los padres y 4.76% de las madres).




Es importante destacar que el 45.24 por ciento de los progenitores de los estudiantes trabajan en alguna rama del sector terciario de la economía.
De los 16 progenitores profesionistas, siete son médicos. Cuatro de ellos cuentan con consultorio privado, dos trabajan sólo en instituciones del sector salud y uno combina ambas situaciones.

Para indagar acerca de la socialización cultural de los estudiantes y su incidencia en la construcción de cierta imagen profesional, se consideraron básicamente dos indicadores para esta cohorte. Uno correspondió a la lectura de diarios y otro a la lectura de revistas médicas. Ambos se exploraron en cuanto a su frecuencia, características temáticas y comprensión de ciertos aspectos. Sin embargo, solamente será mostrado lo relativo a la frecuencia de lectura (cuadro II).



Puede observarse que más del 90 por ciento contestó que lee revistas médicas ocasional o constantemente. Sin embargo, esa misma frecuencia de lectura sólo alcanza el 81 por ciento para periódicos de circulación nacional. Aunque en ambos casos los porcentajes son elevados, la frecuencia de lectura constante es mayor para las revistas médicas.

La variable referida a la pretensión de qué hacer al concluir sus estudios profesionales se asoció con los vínculos familiares en la profesión. Ello se muestra en el cuadro III y destaca que el 44.4 por ciento refirió querer realizar estudios de alguna especialidad clínica y un procentaje igual, que corresponde a 28 respuestas, dijo querer dedicarse al ejercicio profesional. Solamente un estudiante expresó interés por realizar estudios de pos-grado en un área distinta a la medicina clínica.



Al asociar lo anterior con los vínculos familiares en la profesión médica, al margen del tipo de ejercicio profesional que esas personas realicen, se pudo establecer para esta muestra que más de la mitad, 36 estudiantes, cuenta con al menos una persona dentro de la profesión médica.


El 29 por ciento, 18 alumnos, tiene familiares en primer grado (7 son los progenitores y 11 son hermanos) dentro de la profesión médica. Una cantidad igual lo refiere para familiares en segundo grado o amigos muy cercanos. El 43 por ciento del total (27 alumnos), carece de algún vínculo familiar o de amistad directo en la profesión.

La relación de ambas variables (22.23%) muestra el agrupamiento de las personas que cuentan con algún vínculo familiar de primer grado dentro de la profesión y su tendencia a obtener alguna especialidad clínica. Entre quienes definieron su deseo por ejercer la profesión al graduarse, solamente el 3.17 por ciento corresponde a los que tienen algún familiar en primer grado dentro de la profesión y 14.28 por ciento a quienes lo tienen en segundo grado o amigos cercanos.

Una variable que se definió para explorar sobre el interés en cierta área profesional, así como el conocimiento de sus características, consiste en solicitar la formulación de algún problema o pregunta a resolver durante sus estudios.
 
A estos alumnos se les preguntó directamente qué esperaban responder o resolver durante sus estudios de medicina, resultando gran variedad de respuestas. Aún con ello, se les agrupó según la coincidencia de señalamientos y los aspectos que comprendía la respuesta; algunos fueron tajantes en cuanto a la incomprensión de la pregunta; en otros casos fue en un sentido negativo y  otros, la mayoría, simplemente la omitieron, por lo que se les incluyó en la categoría no contestó (N.C.).

Como puede verse en el cuadro IV, la mayoría de las respuestas afirmativas (27%) se refieren a la solución de problemas técnicos de la práctica clínica dentro de la profesión, básicamente aspectos de índole terapéutico, de resolución de la enfermedad y de búsqueda de capacitación para la curación.



Se estableció una categoría bajo el enunciado de "naturaleza existencial", que correspondía a temáticas de tipo personal como ubicación futura en la vida, éxito personal, e incluso los que asumían un factor religioso, como cumplimiento de ciertos preceptos doctrinarios de alguna religión.

Hubo un 6.35 por ciento de respuestas asociadas con aspectos vocacionales, destacando la búsqueda de confirmación de su elección profesional.

Un grupo de respuestas correspondió a aspectos de compromiso social. En él se incluyó a quienes claramente refirieron pretender encontrar respuestas a su relación con su entorno social o de opciones de la profesión vinculados a los problemas de salud pública conocidos.

 
También se estableció la relación de- los vínculos familiares en la profesión con la conformación de una cierta imagen de práctica profesional. Para ello se definieron distintos rasgos, con sus agrupaciones posibles, tomando de cada uno de ellos lo que correspondió a ciertos patrones. Los resultados se presentan en el cuadro V.



Destacan las respuestas que corresponden a una imagen profesional caracterizada como "funcional", con un sentido de aplicación práctica de los aprendizajes y de inserción profesional donde lo permita el mercado laboral; de éstas, el 22.22 por ciento corresponde a personas que no mantienen ningún vínculo familiar o de amistad directo en la profesión.


En contraste, bajo la categoría de "liberal" se incluyó a quienes refirieron una imagen profesional correspondiente al médico con consultorio privado, individual, con predominio del carácter curativo de la función profesional. En este grupo el mayor porcentaje correspondió a los estudiantes con vínculo familiar de primer grado en la profesión.

Quienes refieren atributos de entrega, compromiso con los enfermos, disminución del dolor, solución de problemas sanitarios de la población, sin una definición muy precisa del espacio para cumplirlo, se les consignó bajo el rubro de "humanista". Casi el 27 por ciento correspondió a esa categoría con una distribución muy homogénea en cada grupo de vínculos familiares y carencia de ellos; sin embargo, representan el porcentaje más alto de quienes mantienen vínculos familiares en segundo grado o amigos muy cercanos.

Al asociar la variable de la imagen profesional con las expectativas sobre qué hacer al terminar los estudios de licenciatura (cuadro VI), se encontró que más del 16 por ciento se concentra en la imagen profesional humanista con aspiraciones para realizar especialidad clínica al terminar los estudios universitarios. Un porcentaje similarse ubica en la imagenprofesional liberal con aspiraciones de ejercicio profesional liberal.



Otro aspecto relevante corresponde a los contenidos académicos a los cuales se les otorga mayor preferencia y disposición a estudiarlos. También se les asoció con los vínculos familiares en la profesión (cuadro VII).


Como puede apreciarse en el cuadro VII, el mayor porcentaje, 2 por ciento, señaló preferencia por los contenidos de fisiología; en el extremo opuesto están quienes anotaron su preferencia por la educación en salud, el 3.17 por ciento. En general puede apreciarse que la mayoría  delas respuestas correspondierona áreas de conocimiento o especialidades médicas muy conocidas. Las más tradicionales (pediatría, ginecología, cardiología y cirugía) reúnen al 55 por ciento del total.

Al relacionar la distribución de esas mismas preferencias de contenido con los vínculos familiares, se observa que quienes refieren contenidos afines a especialidades muy conocidas representan el 23 por ciento de quienes tiene un familiar en primer grado dentro de la profesión. Quienes tienen un familiar en segundo grado o un amigo muy cercano son el 16 por ciento y un porcentaje similar quienes carecen de cualquier vínculo en la profesión.

Es significativo que quienes carecen de vínculo directo en la profesión optan preferencialmente por la fisiología, ya que para esta cohorte de alumnos el antecedente académico de la licenciatura que más asociaban a la profesión médica corresponde a esa disciplina. Algo similar se observa en cuanto a educación en salud, ya que las únicas dos respuestas fueron de personas con vínculos familiares en segundo grado o ausentes.

Por otro lado, en la aproximación a la intervención del factor educativo, se puede observar que la definición del contenido que prefieren y el conocimiento del programa de estudios que cursan muestra, como en otros casos, una selección a priori. (cuadro VIII).



Llama la atención que un porcentaje muy bajo (11.12%) de los alumnos tiene conocimiento del plan de estudios que cursa; sumando este grupo con quienes tienen un conocimiento parcial, no alcanza el 50 por ciento.

No es extraño que quienes desconocen el programa declaren que los contenidos que más les atraen correspondan a las áreas tradicionales de conocimiento, al contrario de los que sí tienen un conocimiento del programa. Por último, se les pidió su opinión sobre la utilidad de las actividades curriculares. Para efectos prácticos se les planteó como opción O y 1, esto es, es útil o no lo es; las respuestas se presentan en el cuadro IX.



Es importante destacar que todas las opiniones sobre las experiencias curriculares no útiles se refieren a situaciones de su vida universitaria actual. Por el contrario, sólo el 24 por ciento refiere como útil para su formación situaciones de su vida universitaria actual (anatomía, fisiología y propedéutica). Las demás respuestas se refieren desde algo no efectuado desde un punto de vista curricular (como la estancia hospitalaria), hasta el sentido  empirista y pragmático de que sólo las actividades prácticas son útiles. Cabe resaltar que el 21 por ciento no dio una respuesta sobre lo que considera no útil.

Discusión

Esta primera aproximación al problema de los factores que influyen para que los estudiantes de medicina se formen una cierta imagen de la profesión que posteriormente ejercerán, permite identificar la importancia que diversos elementos tienen en su explicación.

Si las respuestas obtenidas corresponden realmente a los hábitos de lectura de este grupo de estudiantes, significa que su exposición a la literatura especializada es muy prematura y poco encauzada, ya que las revistas que anotaron corresponden a temas clínicos o muy especializados y ninguna a temáticas de esta etapa de su formación.


Este hecho puede significar que por el carácter clínico y especializado de las revistas que refieren leer, en estos estudiantes se está definiendo cierta imagen de la práctica profesional acorde con el sentido difundido por esas revistas.
 
Parece existir una definición clara en torno a dos alternativas una vez que se ha obtenido el título profesional. Por un lado se nota una orientación prefigurada hacia la especialización, lo cual podría significar que se concibe a la profesión médica en un claro abanico de especialidades clínicas.

Otra tendencia está orientada al ejercicio profesional; sin embargo, no parece existir una noción precisa de las diferentes opciones para su práctica. Sin embargo, destaca que sólo dos alumnos respondieron que les interesaba ejercerla profesión en alguna institución de salud, lo cual fue por iniciativa personal ya que no se formuló ningún cuestionamiento específico.

Es importante subrayar el sentido que tiene la definición de qué hacer al terminar la carrera profesional, ya que uno de los rasgos que definen cierto patrón profesional toma como elemento importante la especialización en áreas clínicas convencionales. Esto explicaría por qué un alto porcentaje de los médicos recién egresados, sin más práctica profesional, inmediatamente postulan a la residencia rotatoria de posgrado en las instituciones del sector salud.

En el planteamiento del problema o pregunta que esperaban resolver durante su formación profesional, una buena cantidad de estudiantes omitió una respuesta precisa, por lo que puede suponerse que cursan a la espera de encontrar una modelación profesional según las experiencias y las influencias de sus profesores durante su trayecto universitario. Ello plantea un cuestionamiento sobre la razón por la que ingresaron a la licenciatura en medicina; sería muy interesante contrastar sus aspiraciones iniciales con lo que expresan cuando están en la carrera y cuando la ejercen.

Globalmente se destaca la tendencia a orientarse hacia un ejercicio profesional con atributos liberales de la medicina, de quienes tienen vínculos familiares de primer grado en la profesión, lo cual hace suponer que por lo menos este tipo de relación modela fuertemente las expectativas profesionales y la imagen profesional. Esto es importante porque algunas investigaciones muestran procesos totalmente contrarios.6

Esto es más indicativo respecto de quienes carecen de vínculos y se orientan por una imagen profesional más acorde con las oportunidades del mercado laboral. Este sentido pragmático y de acción según las oportunidades pudiera estar asociado con otras determinantes más globales, pero con tendencia similar en muchas otras esferas de su vida.

Para estos estudiantes, el aspecto que mayor peso parece tener en la conformación de cierto patrón profesional son los vínculos familiares dentro de la profesión, ya que se mostró como el de mayorrelevancia en las asociaciones que se establecieron.

Algo similar sucede en cuanto a las expectativas de desarrollo al término de sus estudios de pregrado, ya que quienes mantienen un vínculo directo tienden principalmente a continuar con la especialización clínica. Sin embargo, es necesario profundizar en algunas líneas más precisas por cuanto existe otra serie de elementos constituyentes de la segmentación especializada de la profesión, los cuales habría que explorar detalladamente y ponderar su intervención.

En efecto, los modelos de práctica profesional, el tipo de cuestionamiento a responder durante su estancia universitaria, la decisión de qué hacer al terminarla licenciatura y la preferencia de ciertos contenidos curriculares, estuvieron claramente asociados con los vínculos familiares en la profesión.

Por otra parte, la influencia del hecho educativo mostró poca incidencia sobre ciertas opciones. Esto podría indicar que realmente no se han filtrado, o lo han hecho muy limitadamente, componentes simbólicos en su aprendizaje académico, de manera que las experiencias personales previas y los vínculos familiares en la profesión prefiguran ciertas nociones de la profesión.

Existe una tendencia a asociar contenidos curriculares con especialidades clínicas y, dado que la tendencia dominante al terminarla licenciatura es a realizar alguna especialización clínica, puede suponerse que existe una predeterminación hacia cuál área orientarse aún sin conocerla más directamente. Eso explicaría por qué los contenidos curriculares que prefieren los estudiantes son los que corresponden a denominaciones de especialidades clínicas.

Esto es importante indagarlo posteriormente con más detalle porque, además del desconocimiento del programa que cursan, existe inconsistencia en los esfuerzos de la universidad por informar a los alumnos, ya que parte del sustento de sus postulados radica, supuestamente, en la difusión de las orientaciones y contenidos que enseña y que son, precisamente, atributo específico de la noción de cambio que imprime en sus estudiantes.

También habría que considerar algunos aspectos de la relación pedagógica, la experiencia educativa y los procesos didácticos de los maestros. Esto se plantea así por la manera tan tajante como estos alumnos califican la utilidad de ciertos contenidos, más aún cuando son los únicos que han cursado dentro de su formación profesional.

El hecho de que tan globalmente los juzguen como no útiles, más que referirse a la valoración intrínseca de los conocimientos puede ser resultado de su experiencia pedagógica con un profesor particular, o puede ser también una evidencia de la noción preconstruida de lo que son los conocimientos de la medicina, de modo tal que se les circunscriba a los aspectos clínicos, patológicos y terapéuticos de los individuos y que se les anteponga a los contenidos de epidemiología, bioestadística y de homogenización.

Por último, sería importante darle seguimiento a las características profesionales, tanto de la práctica como de la formación de posgrado, de los familiares en primero y segundo grado de estos alumnos, ya que fue muy clara la mediación entre esa relación de parentesco y la formación de ciertas imágenes de la profesión.

Bibliografía

1. Frenk J, Hernández H, Alvarez L. El mercado de trabajo médico H. Evolución histórica en México. Gac Med Mex 1980;116(4):265-284.
2. Passeron JC. La teoría de la reproducción social como     una teoría del cambio: una evaluación crítica del concepto     de "contradicción interna". Rev de Estudios Sociológicos     1983;3(1):417-421.
3. Comboni S, Suárez JM. Política educativa y práctica educativa: notas sobre el problema del curriculum. Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco 1990;4:21-25.
4. De I barrola M. Sociología de la educación. México, D.F.: Colegio de Bachilleres, 1979:63.
5. De Azevedo F. Sociología de la educación. 13 ed., México, D.F.: Editorial FCE, 1987;1:373.
6. Frenk J, Robledo C et al. Subempleo y desempleo entre los médicos en las áreas urbanas de México. Salud Publica Mex 1988;30:691-699

Enlaces refback





Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329-3000, página web, www.insp.mx), con ISSN: 1606-7916 y Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, planta baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329 3000. Fecha de última modificación: 7 de junio de 2018. D.R. © por el sitio: Instituto Nacional de Salud Pública.

Gestionando el conocimiento