Salud Pública de México

ANALISIS DE LA SATISFACCION DEL USUARIO Y DE LA PRODUCTIVIDAD DE UN MODELO DE ATENCION PRIMARIA CON LA PARTICIPACION DE MEDICOS Y TECNICOS

ANALISIS DE LA SATISFACCION DEL USUARIO Y DE LA PRODUCTIVIDAD DE UN MODELO DE ATENCION PRIMARIA CON LA PARTICIPACION DE MEDICOS Y TECNICOS


Autores

RICARDO PEREZ-CUEVAS, M.C., M.C.M.(1) VITA LIBREROS, M.C.(1) SANDRA REYES, M.C., M.C.S.M.(1) JAVIER SANTA CRUZ, M.C.(2) VICTOR ALANIS, M.C.(3) GONZALO GUTIERREZ, M.C., M.S.P.(1)

(1) Grupo Interinstitucional de Investigacin en Sistemas de Salud, Secretara de Salud (SSA), Instituto Mexicano del Seguro Social.
(2) Direccin General de Coordinacin Estatal, SSA, Mxico.
(3) Instituto de Salud del Estado de Mxico, SSA, Mxico.

Resumen

Para atender las necesidades de salud de una poblacin urbano-marginada cercana a la Ciudad de Mxico, la Secretara de Salud instrument un modelo de atencin mdica, en el que se incluyeron tcnicos en atencin primaria (TAPS) y mdicos generales, cuya caracterstica principal es que los TAPS otorgan consulta a los casos relacionados con los cinco motivos ms frecuentes en esa rea: infecciones respiratorias agudas, diarrea aguda, control del embarazo, control del nio sano y planificacin familiar. En este artculo se analiza la satisfaccin de la poblacin usuaria al ser atendida a travs de este modelo, as como la productividad de los TAPS dentro de los cinco motivos de consulta en los cuales otorgan sus servicios. Se realiz un estudio transversal comparativo entre un centro de salud atendido con el modelo propuesto y otro atendido nicamente por mdicos generales. El grado de satisfaccin se evalu mediante una encuesta dirigida a pacientes que acudieron a consulta por alguno de los cinco motivos. La productividad se evalu a travs de la distribucin de la consulta que brindaron los TAPS y los mdicos y la distribucin porcentual de los cinco motivos en relacin con otras causas de consulta. Se entrevistaron 500 pacientes, 300 atendidos por el modelo en estudio y 200 con el modelo tradicional. Se observ que en ambos modelos, ms del 90 por ciento de los pacientes manifest su satisfaccin con la atencin que recibi. Al analizar la productividad de un ao de trabajo, se encontr que la consulta correspondiente a los cinco programas represent ms del SO por ciento del total, y que el 66 por ciento de las mismas fue otorgado por los TAPS; por otra parte, la productividad global del modelo propuesto fue mayor que la del modelo tradicional. Se concluye que la poblacin que acude a los centros de salud con un modelo integrado por TAPS y mdicos, en general se siente tan satisfecha con el servicio otorgado como con el modelo tradicional. La mayor proporcin de consultas de carcter preventivo es un reflejo de la presencia de los tcnicos dentro de la comunidad ya que fomentan este tipo de servicios.


Palabras clave: satisfaccin de usuarios, tcnicos en atencin primaria, productividad, servicios de salud, atencin primaria, Mxico

Abstract

To attend health requirements of a poor community nearby Mexico City, the Ministry of Health, implemented an innovative health services model, compounded by allied health personnel (AHP) and general practitioners. The main feature of this model is that the AHP had been involved to provide clinical services in five causes of consultation: upper acute respiratory infections, diarrheal disease, prenatal care, family planning and well-child program. In this paper, the authors analyze the patient's satisfaction and the productivity of this model compared with the conventional one. In order to evaluate patient's satisfaction, 500 patients were interviewed, 300 who were attended by innovative model and 200 who were attended by the traditional one. In both health services models a high percentage (98%) of the patients were satisfied with the attention they received. The productivity analysis showed that the number of consultations given for the five causes mentioned above and for other causes, was higher in the innovative model than in the traditional one. The relevance of the allied health personnel to provide primary care services is discussed


Key words: patient's satisfaction, allied health personnel, productivity, health services, primary care, Mexico.

Solicitud de sobretiros: Dr. Ricardo Prez Cuevas. Centro Mdico Nacional Siglo XXI. Av. Cuauhtmoc 330, Bloque B, Unidad de Congresos, colonia Doctores, 06720 Mxico, D.F.

Introduccin

EN MEXICO LA prestacin de servicios de salud en reas urbano-marginadas se ha convertido gradualmente en un serio problema para las instituciones de salud. Estas reas se caracterizan por la pobreza de sus habitantes, por una grave carencia de servicios urbanos y por su explosivo crecimiento demogrfico, originado por la interminable migracin de la poblacin rural hacia las ciudades.1 A su vez, las instituciones de salud tienen mltiples problemas para proporcionar servicios asistenciales y preventivos. La escasez de recursos humanos, econmicos y de infraestructura impide que los servicios puedan satisfacer todas las necesidades de la poblacin,2 de tal manera que no se brindan de manera equitativa.

A lo anterior se puede agregar que la poblacin utiliza escasamente los servicios de salud, debido a diversas razones: falta de credibilidad, desinformacin para utilizarlos y obstculos econmicos, geogrficos y organizacionales que dificultan su accesibilidad.3 La Secretara de Salud (SSA), al buscar alternativas para incrementar sus servicios de atencin primaria, desde hace aproximadamente una dcada comenz a trabajar con tcnicos en salud, promotores de salud y personal voluntario de las comunidades, para realizar actividades de prevencin y fomento de la salud. Sin embargo, debido a los crecientes requerimientos de la poblacin y a la escasez de recursos por parte de la institucin, el personal tcnico gradualmente ha
tenido que diversificar sus funciones y ha adquirido cada vez ms responsabilidades en la prestacin de los servicios.4-7

La propia SSA ha continuado con esta tendencia de apoyarse en personal tcnico para llevar a cabo actividades asistenciales y comunitarias y, junto con el Instituto de Salud del Estado de Mxico, dise un modelo operativo de atencin primaria compuesto por tcnicos en atencin primaria (TAPS) y mdicos generales.*8

Este modelo de atencin se instituy para disminuir el grave dficit de servicios de salud en el municipio de Chimalhuacn, Estado de Mxico, ya que se trata de un rea urbana marginal con aproximadamente 289 000 habitantes, con una tasa de crecimiento anual del 17 por ciento y una de mortalidad infantil de 94/1 000 nacidos vivos. El 85 por ciento de su poblacin carece de servicios de seguridad social y los recursos de salud del Estado de Mxico son insuficientes para atenderlo. En 1990 se contaba con un mdico por cada 19 000 habitantes y un consultorio por cada 14 000, lo cual dista mucho de cubrir los requerimientos mnimos de la SSA, que marcan un promedio de un consultorio por cada 3 000 habitantes.*

* Secretara de Salud. Programa Operativo de Servicios de Salud en el Municipio de Chimalhuacn, Mxico. Direccin General de Estadstica y Proyectos Estratgicos. Mxico: SSA, 1990. Documento no publicado.


CARACTERISTICAS DEL MODELO OPERATIVO DE SERVICIOS DE SALUD

Este modelo se puso en marcha en los centros de salud urbanos Herreros y Plateros del municipio de Chimalhuacn, Estado de Mxico. Cada centro cuenta con un director mdico, un mdico asistente de la direccin, tres mdicos generales y quince tcnicos en atencin primaria; tambin dispone de un odontlogo y de personal administrativo.

El modelo de atencin est organizado mediante equipos de salud denominados mdulos bsicos de atencin primaria; cada uno tiene un mdico general y cinco TAPS. Existen tres mdulos en cada centro de salud.

Esta organizacin tiene su justificacin en la poblacin amparada por el centro de salud, pues su rea de influencia tiene aproximadamente 50 000 habitantes, de tal manera que para poder brindar en forma equitativa los servicios de prevencin y fomento a la salud, se crearon sectores compuestos por 2 500 a 3 500 habitantes y se le asign un sector a cada TAPS.

Los mdicos encargados de los mdulos otorgan consulta, coordinan y supervisan el trabajo de los TAPS y participan en las actividades de capacitacin continua.

Los TAPS desempean actividades comunitarias y asistenciales. Las primeras incluyen educacin para la salud, visitas de control a pacientes atendidos en la unidad, deteccin, referencia y control de pacientes con enfermedades crnico-degenerativas, participacin en campaas de vacunacin y acciones de regulacin sanitaria y asistencia social. Las actividades asistenciales consisten en otorgar consulta y fungir como asistentes de consultorio.

Los TAPS otorgan consulta sobre dos padecimientos y en tres programas prioritarios: infecciones respiratorias agudas superiores, diarrea aguda no complicada, control prenatal, control del nio sano y planificacin familiar. Estn capacitados para prescribir analgsicos, sales de hidratacin oral, hormonales utilizados en planificacin familiar y antibiticos para el manejo de las infecciones respiratorias agudas y de la diarrea aguda, cuando stas lo ameritan.9-11

Cabe destacar que la consulta est organizada de tal forma que el mdico responsable del mdulo supervisa el tratamiento de todos los pacientes atendidos por el personal tcnico. Sus actividades estn organizadas de forma rotatoria: un da a la semana otorga consulta; otro da funge como asistente de consultorio, y los tres das restantes realiza actividades comunitarias. Con esta organizacin, todos los das hay tres tcnicos que dan consulta mientras que el resto de los TAPS realiza otro tipo de actividades.

Las caractersticas de este modelo de atencin, en el que se involucra formalmente al personal tcnico en la prestacin de servicios asistenciales que tradicionalmente estaban asignados a los mdicos, y donde asimismo se fomenta la interaccin del personal mdico con el personal tcnico, hace necesario el cuidadoso anlisis de su desempeo, para poder emitir un juicio acerca de su utilidad.

En este trabajo se informa acerca de los resultados obtenidos al analizar, por una parte, el grado de satisfaccin de los usuarios al ser atendidos a travs de un modelo que funciona con TAPS y mdicos y, por la otra, la productividad lograda en un ano de trabajo dentro de los cinco motivos de consulta en los que participan los TAPS. Por ltimo, se comenta la trascendencia de complementar los servicios de atencin primaria con la participacin de personal tcnico en reas urbano-marginadas, donde los sistemas de salud deben atender integralmente la salud de la poblacin.

Material y Mtodos

EVALUACION DE LA SATISFACCION DE LA POBLACION USUARIA

Con el fin de evaluar el grado de satisfaccin de los usuarios al ser atendidos en este modelo, se realiz un estudio transversal comparativo, entrevistando a pacientes que acudieron a consulta al centro de salud urbano (CSU) Herreros donde opera el modelo propuesto, por un lado, y a pacientes que fueron al CSU San Lorenzo, que otorga servicios a travs del modelo convencional de atencin mdica. Este ltimo cuenta con la misma infraestructura que el CSU en estudio y su modelo de atencin est integrado por mdicos generales y por promotores de accin comunitaria. Ambos CSU estn ubicados en la misma rea geogrfica y sus pacientes tienen caractersticas socio-demogrficas similares.


La informacin se recolect en la sala de espera de las clnicas a travs de una entrevista directa con los pacientes, hecha por enfermeras sanitaristas previamente capacitadas y utilizando un cuestionario precodificado. Slo se incluy a aquellos pacientes que acudieron por alguno de los cinco motivos de consulta, independientemente de que la consulta fuese de primera vez o subsecuente, y que accedieron a responder a la entrevista. En los pacientes menores de 15 aos de edad, se entrevist a la madre o al familiar acompaante. Se excluy a los pacientes que asistieron a consulta por otros motivos. Se entrevist a cada paciente en una sola ocasin y en ambos CSU se sigui el mismo procedimiento de recoleccin de datos.

Para evaluar la satisfaccin de los pacientes se les interrog acerca de su forma de traslado al CSU, el tiempo que haban aguardado para recibir consulta, si haban escuchado alguna pltica de educacin para la salud durante el mismo y si ya haban acudido a consulta anteriormente.

Con respecto a la atencin misma, se les pregunt si identificaban qu tipo de personal se las haba otorgado (tcnico o mdico) y si conocan su nombre. Se registr su opinin sobre la forma en que haban sido atendidos por el personal, si se les haba explicado el diagnstico y el tratamiento, si les gustara ser atendidos nuevamente por el mismo personal o si preferiran ser atendidos por otro, y las razones de su preferencia.

Se consider que el paciente estaba satisfecho cuando manifestaba una opinin favorable acerca de la forma en que se le haba otorgado la consulta, independientemente del tipo de personal que la haba proporcionado.

Para calcular el lapso de espera, la enfermera sanitarista midi el tiempo transcurrido desde que el paciente lleg al CSU hasta que recibi la consulta. En ningn caso se le inform al paciente acerca del tipo de personal que le brind atencin.

ANALISIS DE LA PRODUCTIVIDAD DEL MODELO

Despus de seis meses de capacitacin, los TAPS iniciaron sus actividades asistenciales. Durante los primeros tres meses su participacin en la consulta fue limitada; sin embargo, en la evaluacin semanal de su desarrollo, se observ que progresivamente adquiran mayor capacidad para dar consulta, por lo que se decidi analizar su productividad, definindola como el nmero de actividades o servicios desempeados por unidad de recurso existente.12

Como ya se mencion previamente, las actividades del CSU Herreros (grupo de estudio), estn organizadas de tal forma que todos los das otorgan consulta los tres mdicos encargados de los mdulos y tres TAPS; el resto del personal tcnico desempea diferentes actividades. En el CSU San Lorenzo, seis mdicos otorgan consulta diariamente. De esta manera, en cada CSU hay seis unidades de recurso existente otorgando consulta cada da.

La evaluacin se hizo en dos aspectos: comparando al interior del modelo compuesto por mdicos y tcnicos en el CSU en estudio, y comparando entre s ambos CSU.

El estudio se inici tres meses despus de que el modelo comenz sus funciones y tuvo una duracin de un ao. Los parmetros para medir la productividad fueron: la distribucin de la consulta por los cinco programas, el promedio de consultas otorgadas por da por unidad y por recurso existente, tomando como base 232 das hbiles, y la distribucin proporcional de las cinco causas con respecto a las otras causas de consulta. Los datos se obtuvieron a travs de los informes mensuales del Sistema Estatal de Informacin Bsica y de la hoja diaria de consulta (registros normados por el Instituto de Salud del Estado de Mxico).

El anlisis estadstico de la satisfaccin y de la productividad se realiz comparando entre s ambos centros de salud, y comparando al interior del grupo de estudio entre los mdicos y los TAPS. El anlisis se efectu mediante estadstica descriptiva y utilizando la prueba de chi cuadrada y la U. de Mann-Whitney.13

Resultados

EVALUACION DE LA SATISFACCION DE LA POBLACION USUARIA


Para evaluar la satisfaccin de la poblacin usuaria, el tamao de la muestra se calcul mediante la frmula para estimar la diferencia de proporcin entre dos poblaciones.13 Debido a que se desconoca el porcentaje de satisfaccin, el clculo se efectu asumiendo que en ambos modelos haba el 50 por ciento de satisfaccin (P1 1=0.50,P2=0.50). Se calcul entrevistar 180 pacientes atendidos a travs de cada modelo. Posteriormente se decidi incrementar la muestra del CSU Herreros a 360 pacientes (180 pacientes atendidos por TAPS Y 180 por mdicos) con la intencin de hacer comparaciones al interior del modelo; sin embargo, no fue posible completar la muestra; se logr entrevistar a 176 pacientes atendidos por APS Y 124 por mdicos (97.7% y 68.8% de la muestra calculada, respectivamente). En el CSU San Lorenzo se entrevist a 200 pacientes.

Entre agosto y enero de 1992 se entrevist un total de 500 pacientes (cuadro I); no hubo diferencias relevantes en cuanto a sus caractersticas, con la excepcin de que una mayor proporcin de los pacientes que acudieron al CSU San Lorenzo, haba asistido previamente a consulta. La mayor parte de las entrevistas las respondieron las mujeres, con edad promedio de 30 aos, dedicadas al hogar.

En el cuadro II se puede apreciar que el tiempo de traslado al centro de salud, en general, fue corto y que la mayor parte de los pacientes lleg a pie.

En promedio el tiempo de espera para la consulta fue de tres horas (intervalo de 5-360 min); esto ocurri independientemente de que los pacientes fuesen atendidos por TAPS o por mdicos. Una mayor proporcin de los pacientes que acudieron al CSU San Lorenzo conoca el nombre del mdico que los haba atendido; en cambio, en el CSU Herreros el porcentaje fue inferior. En el CSU Herrero, al preguntar a los pacientes si identificaban el tipo de personal que los haba atendido, el 8 por ciento de los pacientes confundi a los TAPS con mdicos y el 4 por ciento a los mdicos con TAPS (cuadro III).


En ambos centros de salud, ms del 96 por ciento de los pacientes manifest estar satisfecho con la atencin, independientemente del tipo de personal que otorg la consulta. En el CSU Herreros slo el 7.9 por ciento de los pacientes atendidos por TAPS Y el 9.6 por ciento de los atendidos por mdicos mencionaron su deseo de ser atendidos por otro tipo de personal. Cabe destacar que el 2.4 por ciento de los pacientes atendidos por mdicos mencion que preferira ser atendido por TAPS. En el CSU San Lorenzo el 6.5 por ciento de los pacientes no deseaba ser atendido por
la misma persona.

ANALISIS DE LA PRODUCTIVIDAD DEL MODELO DURANTE UN AO DE TRABAJO

En el cuadro IV se puede apreciar el anlisis de la productividad en los cinco programas. En el CSU Herreros, los TAPS proporcionaron el mayor porcentaje de consultas.


En trminos de consulta/da, tomando como numerador el nmero de consultas otorgadas por los cinco programas y como denominador 232 das hbiles, los TAPS otorgaron un mayor nmero de consultas que los mdicos. Al comparar entre ambos
CSU, la productividad fue mayor en el CSU Herreros que en el de San Lorenzo.

En el CSU Herreros la atencin a los cinco motivos de consulta represent ms de la mitad del total de la consulta otorgada. Al comparar entre ambos centros de salud, hubo ms consultas por planificacin familiar y control del nio sano en el CSU Herreros, en tanto que en el CSU San Lorenzo fue ms frecuente la otorgada por infecciones respiratorias agudas; no hubo diferencias en lo referente a consultas otorgadas por diarrea aguda o para control del embarazo.


Al analizar la productividad global, en el CSU Herreros se otorg un mayor nmero de consultas, tanto por los cinco motivos como por las otras causas. Al comparar entre ambos centros de salud, el promedio de consultas/ da fue superior en el CSU Herreros que en el CSU San Lorenzo (cuadro V).


 

Discusin

Los crecientes requerimientos de la comunidad en materia de salud han motivado que en las instituciones de salud se pongan en prctica distintos modelos de atencin para poder cubrir la demanda de servicios de una manera congruente con sus propios recursos y con las necesidades de la poblacin. Uno de estos modelos se basa en la formacin14-16 y la participacin de personal tcnico17 en la prestacin de servicios de salud, particularmente en aqullos enfocados a la atencin primaria. Para incorporarlos formalmente a un creciente mercado de trabajo, se ha comenzado a considerar seriamente su entrenamiento,18-20 su situacin legal,20 la aceptacin que tienen por parte de la poblacin21 y por el mismo personal de salud22 y, particularmente, la perspectiva de profesionalizacin de sus actividades.19-24 Aunque existen evidencias de que los TAPS realizan adecuadamente sus funciones y de que son aceptados por la comunidad, no puede soslayarse el hecho de que su formacin acadmica es muy heterognea y de que, en muchos casos, su entrenamiento ha sido insuficiente.

Por otra parte, es necesario tomar en cuenta que los TAPS habitualmente realizan sus actividades sin que stas estn coordinadas con las de los mdicos y, en muchas ocasiones, sin una supervisin adecuada, lo que origina que sus tareas preventivas, de educacin y de fomento para la salud no siempre tengan el impacto esperado. Desafortunadamente esta falta de coordinacin ha persistido a pesar de que ha sido ampliamente reconocido que no es posible otorgar servicios de manera integral sin la participacin activa de la comunidad.25 La incorporacin de TAPS no slo contribuye a resolver el problema de la insuficiencia de recursos humanos para atender a la poblacin, sino tambin permite que se proporcione un servicio ms integral a la comunidad, ya que gran parte de sus actividades son de carcter preventivo y de educacin para la salud. A manera de ejemplo, se puede citar la importancia de capacitar a las madres para prevenir e identificar precozmente las complicaciones de la diarrea o de las infecciones respiratorias agudas.25-29

SATISFACCION DE LA POBLACION USUARIA

Varias son las razones por las cuales se ha considerado que la satisfaccin de los pacientes es un componente importante de la evaluacin de los servicios de salud:

 

1. Tiene relacin directa con la respuesta y con la adherencia de los pacientes al tratamiento.30

2. Permite evaluar aspectos que son importantes para los pacientes, como la relacin interpersonal que establece con ellos el personal de salud, la forma en que son atendidos o la comodidad que se les proporciona cuando estn esperando consulta.31-34

3. Facilita la evaluacin de aspectos relacionados con la accesibilidad y la disponibilidad de los servicios.35

4. Permite evaluar la participacin del personal complementario en el proceso de atencin mdica (recepcionistas, enfermeras, personal de laboratorio, etc.).


De acuerdo con los resultados, ms del 97 por ciento de los pacientes opin que era adecuada la atencin, independientemente del personal que les haba otorgado la consulta; adems, la mayora aceptara volver a ser atendida por el mismo personal.

Los centros de salud resultan accesibles para la poblacin, pues el recorrido del hogar a la clnica implica 15 minutos y la mayora de los pacientes fue atendido al solicitar la consulta. Sin embargo, destaca el hecho de que los pacientes tienen que esperar largo tiempo (tres horas en promedio) para recibir consulta, reflejo de una mala organizacin en ambos modelos de atencin que no se justifica, dado que el nmero de consultas otorgadas por da, por recurso existente, permite brindar el servicio de forma adecuada.

Cabe destacar que un gran porcentaje de los pacientes atendidos en el CSU Herreros desconoca el nombre del personal que le haba atendido, a diferencia del CSU San Lorenzo, en donde el 45 por ciento de los pacientes s lo saba. No obstante, hay que tomar en cuenta que hubo un mayor nmero de pacientes en ese centro de salud que ya haba acudido previamente a consulta. En ambos CSU los pacientes identificaron con mayor frecuencia a los mdicos que a los tcnicos, lo que hace recomendable difundir ms informacin acerca del tipo de personal que proporciona los servicios.

Un problema patente es el relacionado con la prescripcin de los medicamentos, ya que los TAPS, Si bien manejan motivos de consulta que ameritan la utilizacin de muy pocos medicamentos, los prescribieron en un 66 por ciento. Esto se debe a la influencia que reciben de los mdicos, quienes casi invariablemente prescriben algn medicamento cuando otorgan consulta.36 Un anlisis posterior sobre el proceso de la atencin mdica, permitir identificar con ms detalle los problemas relacionados con la conducta prescriptiva en este modelo en particular.

PRODUCTIVIDAD DEL MODELO

En el modelo propuesto, la expectativa inicial de que los mdicos, adems de realizar su funcin asistencial, diversifiquen las dems funciones al tener la responsabilidad de participar directamente en la formacin y capacitacin de los TAPS, se refleja en el nmero de consultas otorgadas por estos ltimos, ya que la forma en que est organizado el modelo fomenta que los TAPS reciban capacitacin a travs de la consulta diaria y del propio programa de capacitacin continua.

Al inicio del estudio, en el CSU Herreros los mdicos otorgaban el mayor nmero de consultas relacionadas con los cinco motivos; progresivamente, conforme los TAPS adquirieron una mayor capacidad resolutiva, la consulta se fue equilibrando hasta llegar a los resultados obtenidos, de tal forma que al final del ao los TAPS otorgaron el mayor porcentaje de consulta dentro de los cinco motivos, e incluso la productividad global del CSU Herreros fue mayor que la del CSU San Lorenzo.

Cabe subrayar que en el modelo en estudio se otorg un mayor nmero de consultas de carcter preventivo: planificacin familiar, control del embarazo y control del nio sano, lo cual es un buen indicador de la influencia que tienen los TAPS dentro de la comunidad. Esta situacin es relevante, ya que habitualmente los centros de salud tienen una baja productividad debida a problemas de accesibilidad geogrfica, falta de confianza de los pacientes en los servicios proporcionados, mala organizacin de los servicios y bajas coberturas.

Se considera que en este modelo de atencin primaria la participacin de los TAPS es fundamental, pues al apoyar al mdico en actividades asistenciales sencillas, le permite a este ltimo disponer de ms tiempo para atender padecimientos de mayor complejidad y para participar en actividades docentes. Adems, el mdico logra tener un mejor conocimiento de la poblacin a travs del apoyo que los tcnicos le brindan.

CONCLUSIONES

Los pacientes atendidos tanto por el modelo tradicional, como por aqul en estudio, manifestaron sentirse satisfechos con la atencin. Existen algunos problemas en el diseo organizacional que deben tomarse en cuenta: los tiempos tan largos de espera, la falta de identificacin de los pacientes en relacin al personal que los atiende y la preocupante tendencia prescriptiva observada.

En el modelo propuesto, la productividad fue mayor en las consultas otorgadas tanto por programas preventivos como por los otros motivos de consulta, lo cual es reflejo de la identificacin del personal tcnico con la comunidad y de la capacidad de respuesta de este modelo ante la demanda de servicios.

Este modelo operativo an se encuentra en fase experimental y se estn evaluando otros aspectos, como son: a) la calidad de la atencin mdica que se otorga; b) el impacto de los tcnicos en la comunidad; y, c) el costo-beneficio de este modelo en comparacin con el tradicional.

El anlisis global del modelo permitir sustentarlo adecuadamente como una alternativa viable para proporcionar servicios de salud en este tipo de comunidades en las que es fundamental incrementar paralelamente los servicios asistenciales y las actividades de prevencin y fomento para la salud.

Referencias

1. Instituto Nacional de Estadstica, Geografa e Informtica. XI Censo Nacional de Poblacin y Vivienda. Aguascalientes, Mxico: INEGI, 1992.
2. Aspe P, Beristain J. Distribucin de los servicios educativos y de salud. Salud Publica Mex 1989;31:240-284.
3. Njera A, Infante C. Cobertura potencial y real de servicios de salud en el Estado de Mxico. Salud Publica Mex 1990;32:430-439.
4. Secretara de Salud. Estrategia de extensin de cobertura. Direccin General de Planificacin Familiar. Mxico, D.F.: SSA, 1991.
5. Secretara de Salud. Programa de formacin de parteras. Direccin General de Salud Materno-Infantil. Mxico, D.F.: SSA, 1970.
6. Secretara de Salud. Inventario de recursos humanos y materiales en unidades mdicas. Mxico, D.F.: SEIB Direccin General de Servicios Tcnicos y Proyectos Especiales, 1989.
7. Sobern G, Kumate J, Laguna J, comp. La salud en Mxico: testimonios 1988, II: Problemas y programas de salud. Mxico, D.F.: Fondo de Cultura Econmica, 1988:223-229.
8. Secretara de Salud. Documento Operativo No 1 del Programa de Descentralizacin de los Servicios de Salud. Mxico, D.F.: SSA, 1985.
9. Secretara de Salud. Norma tcnica para la prevencin y control de las enfermedades diarreicas en la atencin primaria a la salud. Norma tcnica No 35, Diario Oficial 1986: 7 julio 252.
10. Secretara de Salud. Manual de normas y procedimientos para el tratamiento de la diarrea aguda en los nios. Mxico, D.F.: SSA, 1991.
11. Secretara de Salud. Manual de normas para el tratamiento de las infecciones respiratorias agudas en los nios. Mxico, D.F.: SSA, 1991.
12. Pabon I. Evaluacin de los servicios de salud. Modelo Prides. Cali, Colombia: Facultad de Salud, Departamento de Medicina Social, Universidad del Valle Colombia, 1985.
13. Kirkwood B. Medical statistics. Reino Unido: Blackwell Scientific Pub., 1988.
14. Murphy E. Training for care assistants. BMJ 1990; 301(6751):506.
15. Organizacin Mundial de la Salud. La formacin y los servicios de los Reldshers en la URSS. Ginebra: OMS, 1975.
16. Colegio Nacional de Educacin Profesional Tcnica. Programa acadmico del profesional tcnico en salud comunitaria. Mxico, D.F.: CONALEP, 1982.
17. Blayney KD, Wilson BR, Bamberg R, Vaughan D. The multiskilled health practitioner movement: Where are we and how did we get here? J Allied Health 1989; 18:215.
18. Mullen PD, Holcomp JD, Fasser CE. Selected allied health professionals'self-confidence in health promotion counseling skills and interest in continuing education programs. J Allied Health 1988; 17(2):123-133.
19. Ministerio de Salud de Nicaragua, Organizacin Panamericana de la Salud. Cooperacin cientfica y tcnica entre pases en desarrollo. Formacin de personal auxiliar y tcnico mdico en salud. Educ Med Salud 1986;20(2):141-159.
20. Alekseev V, Vartanian F, Tcherepanova I. El Feldsher en el sistema sovitico de salud pblica. Mosc: Instituto Central de Capacitacin Mdica, 1991.
21. Bottom WD. Physician assistants: Current status of the profession. J Fam Pract 1987;24(6):639-644.
22. Nelson EC, Jacobs AR, Johnson KG. Patient's acceptance of physician' s assistants. JAMA 1974;228:263.
23. Tollman S. Community oriented primary care: Origins, evolution, applications. Soc Sci Med 1991;32(6):633-642.
24. Ministerio de Previsin Social y Salud Pblica, Direccin Nacional de Atencin a las Personas. Estudio etnogrfico sobre conocimientos y prcticas relacionados con las infecciones respiratorias agudas (IRA) en dos comunidades de Bolivia. La Paz, Bolivia: UNICEF, OPS/OMS, 1992.
25. Tupasi TE, Miguel CA, Tallo VL. Child care practices of mothers: Implications for intervention in acute respiratory infections. Ann Trop Paediatr 1989;9(2):82-88.
26. Intervencin en la comunidad. En: Noticias sobre IRA, WHO 1988;17:7-9.
27. Kumar V, Kumar R, Raina N. Impact of oral rehydration therapy on maternal beliefs and practices relate to acute diarrhea. Indian J Pediatr 1989;56(2):219-225.
28. Khan AJ, Akbar M, Adiss DG. Acute respiratory infections in children: A case management intervention in Abbottabad District. Pakistan. Bull World Health Organ 1990;68(5):577-585.
29. Reyes H, Tom P, Guiscafr H, Martnez H, Romero G, Gutirrez G. Autopsia verbal en nios con infeccin respiratoria y diarrea aguda. Anlisis del proceso enfermedad-atencin-muerte. Bol Med Hosp Infant Mex 1993;50(1):7-16.
30. Linn M, Linn B, Stein S. Satisfaction with ambulatory care and compliance in older patients. Med Care 1982; 20:606-614.
31. Brody D, Miller S, Lerman C, Smith D, Lazaro C, Blum M. The relationship between patient's satisfaction with their physicians and perceptions about interventions they desired and received. Med Care 1989;27(11):1027-1035.
32. Baker R. The reliability and criterion validity of a measure of patientssatisfaction with their general practice. Fam Pract 1991 ;8(2): 171 -177.
33. Ditomasso RA, Willard M. The development of a patient satisfaction questionnaire in the ambulatory setting. Fam Med 1991;23(2):127-131.
34. Williamson V. Patient' s satisfaction with general practitioner services. A survey by a community health council. J R Coll Gen Pract 1989;39(328):452-455.
35. Frenk J. El concepto y la medicin de accesibilidad. Salud Publica Mex 1985;27(5):438-453.
36. Prez-Cuevas R, Muoz O, Guiscafr H, Reyes H, Tom P, Libreros V et al. Patrones de prescripcin teraputica en infeccin respiratoria aguda y diarrea aguda en dos instituciones de salud IMSS, SSA. IV. Caractersticas de la prescripcin mdica. Gac Med Mex 1992; 5(128):531-542.



Enlaces refback





Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329-3000, página web, www.insp.mx), con ISSN: 1606-7916 y Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, planta baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329 3000. Fecha de última modificación: 7 de junio de 2018. D.R. © por el sitio: Instituto Nacional de Salud Pública.

Gestionando el conocimiento