Salud Pública de México

CALIDAD SANITARIA DE LOS SUMINISTROS DE AGUA PARA CONSUMO HUMANO EN CAMPECHE

CALIDAD SANITARIA DE LOS SUMINISTROS DE AGUA PARA CONSUMO HUMANO EN CAMPECHE

AUTORES

ANGELICA PATRICIA ISAAC-MARQUEZ, M. EN C.,(1) CLAUDIO MANUEL LEZAMA-DAVILA, M. EN C., PH.D.,(2) PEDRO PABLO KU-PECH, Q.F.B.,(3) PAULINO TAMAY-SEGOVIA, Q.F.B.(3)

(1) Director General de Estudios de Posgrado e Investigación de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC), México.
(2) Director del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIEF), UAC.
(3) Técnico docente del CIEF, UAC.

RESUMEN

Se realizó un estudio para conocer la calidad sanitaria de los suministros (pozos) de agua que abastecen a la población de la ciudad de Campeche, consistente en la detección de bacterias mesofílicas aerobias, organismos coliformes totales y fecales, así como en la inspección del entorno inmediato. Durante el periodo comprendido de enero a junio de 1993 se efectuaron tres muestreos. El 80 y 60 por ciento de los suministros examinados presentaron niveles inaceptables de bacterias mesofílicas aerobias y de organismos coliformes, respectivamente, evidenciándose la existencia de factores potenciales de contaminación en su entorno inmediato. Los resultados demuestran la necesidad de instrumentar un programa permanente de monitoreo de la calidad sanitaria del agua para consumo humano en la ciudad de Campeche, que asegure una vigilancia sistemática de las fuentes de abastecimiento y distribución.

Palabras clave: suministros de agua, coliformes totales, coliformes fecales, mesofílicos aerobios, México

ABSTRACT

This paper presents data of a study undertaken to know the sanitary features of water supply (deep pools) for human consumption in the city of Campeche, Mexico. Levels of intestinal bacteria (total andfecal coliforms) were monitored, as well as heterotrophic plate counts and the surroundings of each deep pool were inspected. Each water supply was monitored three times from January to July, 1993 and presented unacceptable levels of heterotrophic plate counts and coliforms which is a strong evidence of fecal contamination of animal or human origin. These findings are a clear indication of unacceptable contamination of water supply for human consumption which requires an improvement and sistematic inspection in order to provide good quality water to the population of Campeche.

Key words: water supplies; total coliforms, fecal coliforms, aerobic plate count, Mexico

Solicitud de sobretiros: M. en C. Angélica Isaac Márquez. Departamento de Estudios de Posgrado e Investigación, Universidad Autónoma de Campeche. Av. Agustín Melgar s/n, Ciudad Universitaria, 24030 Campeche, Campeche, México.

Introducción

EN LOS PAISES en vías de desarrollo las enfermedades diarreicas representan uno de los problemas de salud pública más importantes, con repercusiones que inciden en el ámbito económico, social y político. La República Mexicana es una de las nacionesque registran las tasas de mortalidad más elevadas por estos padecimientos a nivel mundial,1,2 siendo muy elevado el costo tanto en vidas humanas y recursos médicos destinados a la atención de los enfermos, como en pérdidas de tiempo laborable, ya que constituyen una de las primeras causas de ausentismo laboral.3

La etiología de las enfermedades diarreicas es múltiple. Sin embargo, en México la mayoría de los cuadros diarreicos son de naturaleza infecciosa, siendo los factores predisponentes más importantes aquéllos de carácter sanitario, socioeconómico y cultural.

Comités de expertos en saneamiento e higiene de la vivienda de la Organización Mundial de la Salud han señalado en múltiples ocasiones la relación entre las grandes epidemias o endemias y la contaminación de los suministros de agua.4 Cuando se utiliza como medio de eliminación de excretas y otros desechos orgánicos, el agua se convierte en un vehículo de transmisión para numerosos microorganismos, principalmente bacterias de origen intestinal . Es por esta razón que el control sanitario se realiza en función de la presencia de este tipo de bacterias. Desde el punto de vista microbiológico, el examen de la calidad sanitaria del agua tiene por objetivo determinar la presencia de ciertos grupos de bacterias, que revelen una contaminación reciente por materia fecal o por materia orgánica.

Durante más de medio siglo se ha empleado el grupo coliforme como un indicador del grado de contaminación y, por lo tanto, de la calidad sanitaria del agua. Este grupo se encuentra conformado por bacilos gram negativos, aerobios y anaerobios facultativos, no esporulados, caracterizados por fermentar la lactosa con producción de ácido y gas dentro de las 48 horas de incubación a 35°C.5,6 La capacidad de producir gas en estas condiciones es el criterio que permite diferenciar el componente fecal del grupo coliforme.

El empleo de los organismos coliformes como grupo indicador de contaminación fecal en el agua, se fundamenta en el hecho de encontrarse presentes en el intestino y en las heces de los animales de sangre caliente en mayor número que las bacterias patógenas, siendo incapaces de multiplicarse en aguas limpias.5-7 Su presencia no indica obligatoriamente la existencia de patógenos en el agua; más bien representa una medida de la posibilidad de que existan patógenos en el agua en el momento de efectuarse el muestreo o quizás en otro posterior.

Los organismos coliformes pueden diferenciarse en coliformes fecales debido a la capacidad que presentan algunos para producir indol y fermentar la lactosa a temperaturas elevadas (44.5°C)5,6 Bajo estas condiciones, se excluyen aquellos organismos coliformes cuyo origen no sea intestinal. La investigación de los organismos coliformes fecales brinda mayor especificidad al estudio de la contaminación fecal en el agua. Sin embargo, para fines de evaluación de la calidad sanitaria del agua para consumo humano, la existencia de cualquier bacteria coliforme la hace potencialmente peligrosa.5

Por otra parte, la investigación de bacterias mesofílicas aerobias proporciona información acerca del número total de bacterias viables, constituyendo un recurso valioso adicional para determinar el grado de exposición del agua a la contaminación por materia orgánica.8,9 El recuento de estos organismos representa un respaldo al significado atribuido a los resultados de los análisis de coliformes.

En la ciudad de Campeche, caracterizada por un clima predominantemente cálido durante todo el año, se registran serios problemas de saneamiento ambiental condicionados por factores económicos y socioculturales, que repercuten directamente en la prevalencia de las enfermedades diarreicas. Desde hace varios años estas enfermedades constituyen una de las patologías dominantes en la entidad, ocupando los primeros tres lugares en las tasas de morbilidad por enfermedades infecciosas y de mortalidad general. Esta situación se ha agravado a partir de agosto de 1991 por la presencia del cólera.

Reconociendo que el agua es uno de los vehículos más importantes de transmisión del cólera y, en general, de las enfermedades diarreicas de naturaleza infecciosa, resulta primordial evaluar la calidad sanitaria del agua consumida por la población de la ciudad de Campeche, siendo el interés inicial en esta investigación las fuentes de abastecimiento, debido a la carencia de información al respecto.

En el presente trabajo se realizó un estudio para conocer la calidad sanitaria de las fuentes de abastecimiento del agua de la ciudad de Campeche, mediante la investigación de bacterias mesofílicas aerobias,organismos coliformes totales y fecales, así como por la inspección de su entorno inmediato.

Los resultados que se presentan corresponden a un estudio preliminar sobre la calidad sanitaria de los suministros (pozos) de agua para consumo humano de la ciudad de Campeche.

Material y Métodos

De enero a junio de 1993 se llevaron a cabo tres muestreos del agua procedente de los 35 suministros que abastecen a la población de la ciudad de Campeche. Los suministros consisten en pozos dotados de un sistema de bombeo que permite la extracción del agua de origen subterráneo y cuya ubicación se ilustra en la figura 1.



Posteriormente el agua es clorada y vertida en tanques que la distribuyen a las diversas colonias de la ciudad.

La colecta de muestras se sometió a las siguientes condiciones: a) limpieza interna del conducto de salida del agua y recolección en frascos estériles de boca ancha de 800 ml, llenados hasta dos tercios de su capacidad; b) conservación y transporte de las muestras a 4°C; y, c) análisis de éstas dentro de las dos horas próximas a su recolección.

Se realizaron encuestas sanitarias de manera simultánea al muestreo, para contar con una valoración completa de la calidad de los suministros de agua.

La presencia del cloro residual se evaluó por el método de la ortotoluidina.10 Se emplearon tubos de ensaye de 13 x 100 ml con 5 ml de muestra, a los cuales se les adicionó 250 ul de la solución de ortotoluidina al 0.1 por ciento. El color amarillo que se desarrolla al reaccionar el cloro con ese compuesto orgánico es directamente proporcional a la concentración de cloro existente en la muestra de agua analizada. El rango de concentración estudiado fue de 0.0 a 1.5 ppm. Se llevó a cabo el análisis bacteriológico únicamente de aquellas muestras libres de cloro residual (0.0 ppm), con el objeto de que éstas fueran representativas del agua procedente de los suministros.

Estudios bacteriológicos

Determinación de organismos mesofílicos aerobios: el recuento se realizó empleando la Técnica de Vaciado en Placa utilizando el agar triptona extracto de levadura.8,9 La siembra directa de la muestra y sus diluciones 10-1 a 10-3 se realizaron por duplicado.

Determinación de organismos coliformes totales y fecales: se llevó a cabo mediante la Técnica de Fermentación en Tubos Múltiples (NMP), empleándose series de siete tubos, cinco inoculados con 10 ml, uno con 1 ml y otro con 0.1 ml.5,7,11,12 Para la prueba presuntiva y confirmatoria de organismos coliformes totales se utilizó el caldo lauril triptosa y el caldo bilis 2 por ciento verde brillante, respectivamente. La identificación de organismos coliformes fecales se efectuó por medio de los métodos de Eijkman y Mackenzie.5,6,11,12

Control de calidad: para reducir los errores que pudieran presentarse durante el procesamiento de las muestras, así como para garantizar la veracidad de los resultados que se obtuvieran en los análisis bacteriológicos, el estudio se sometió a un estricto proceso de control de calidad en las fases de preparación, esterilización y conservación de los medios de cultivo, verificándose adicionalmente la calidad del agua y esterilidad del material de vidrio utilizado, empleándose para ello metodologías estandarizadas.5

Resultados

Los resultados obtenidos con el método de la ortotoluidina demostraron que no existía cloro residual en las 94 muestras del estudio. Cabe señalar que del total de los suministros incluidos, no fue posible obtener una muestra en siete de ellos y en otros dos no se obtuvo, en dos ocasiones, la muestra requerida. Lo anterior se debió a la descompostura temporal de las bombas. El recuento de bacterias mesofílicas aerobias, referido en términos de UFC/ml, fue superior en 44 (46.81%) de las muestras examinadas a las 200 UFC/ml, que es el valor máximo permisible para aguas de consumo humano.7 En las 34 (36.17%) muestras que presentaron organismos coliformes, el valor mínimo y máximo encontrado, calculado por el número más probable en cada 100 ml de agua (NMP/100 ml), fue de 2.2/100 ml y mayor de 240/100 ml, respectivamente. Se evidenció la presencia de organismos coliformes fecales en 21 (22.34%) de estas muestras, encontrándose presentes en algunas de ellas en cantidades superiores a 240/100 ml.

Del total de muestras examinadas durante el mes de enero, solamente dos (14.29%) registraron niveles inaceptables de bacterias mesofílicas aerobias y las 14 fueron negativas a la presencia de organismos coliformes. Sin embargo, como puede apreciarse en las figuras 2 y 3, a partir de febrero el porcentaje de muestras con valores no permisibles de bacterias mesofílicas aerobias y de coliformes totales y fecales aumentó paulatinamente hasta mayo, disminuyendo durante junio. Conviene señalar que durante abril no se muestrearon los suministros debido a la imposibilidad de tener acceso a las zonas de muestreo.


En el cuadro I se aprecian las características sanitarias más sobresalientes del entorno de los 35 pozos que suministran agua para consumo humano en la ciudad de Campeche.


Discusión

Los resultados indican que las muestras procedentes del 80 por ciento de los suministros de la ciudad de Campeche presentaron, en por lo menos uno de los muestreos efectuados, niveles de bacterias mesofílicas aerobias superiores al límite permisible para aguas de consumo humano. Lo anterior demuestra la presencia de materia orgánica en esos suministros y, en consecuencia, la existencia de factores que condicionan la exposición del agua a la contaminación por materia orgánica.

Las muestras del 60 por ciento de los suministros presentaron niveles de organismos coliformes no permisibles para aguas de consumo humano. La contaminación de los pozos con microorganismos, que posiblemente incluyen la presencia de patógenos intestinales, es el resultado de una deficiente calidad sanitaria de los suministros y de su entorno, lo que representa un riesgo potencial para la salud de la población.

De marzo a mayo de 1993 se registró en la ciudad de Campeche una temperatura máxima promedio de 33.57°C, con una precipitación pluvial de 21.16 mm de Hg, y una humedad relativa de 62.66 por ciento en promedio. El mayor número de muestras con niveles inaceptables de bacterias mesofílicas aerobias y organismos coliformes se registró durante los meses de marzo y mayo, probablemente debido a las condiciones climáticas señaladas, mismas que son favorables para el crecimiento de tales microorganismos.

En la ciudad de Campeche el aporte del agua para satisfacer las necesidades de la población es de origen subterráneo. Son diversos los factores potenciales que pueden favorecer la contaminación del manto freático con materia orgánica de origen fecal. Uno de los factores predisponentes más importantes es la práctica del fecalismo al aire libre debido a la carencia de sistemas de drenaje o albañal en las viviendas. El 17.38 por ciento de las viviendas de la ciudad de Campeche no cuenta con servicios de eliminación de excretas y en el 5.68 por ciento del total que posee el servicio, éste se realiza a través de letrinas.

Para que las letrinas cumplan con su función es necesario que satisfagan requisitos tales como: a) encontrarse situadas al menos a 30 metros de distancia de cualquier fuente de agua de superficie o subterránea; b) tener la fosa una profundidad de por lo menos dos metros y una abertura de 1m2; c) ser los bordes de la fosa más elevados que el terreno circundante; y, d) encontrarse cubierta de hormigón o madera apoyada por una viga.13 Sin embargo, en nuestro medio es un hecho común que las letrinas no reúnan esos requisitos. En el 8.57 por ciento de los suministros se observaron letrinas a una distancia menor a los 10m con referencia al suministro, así como la presencia de materia orgánica de origen fecal en un diámetro menor a los 5 m en el 40 por ciento de los pozos. Estas situaciones son un reflejo de la presencia de condiciones sanitarias inadecuadas en el entorno de esos abastecimientos de agua para consumo humano.

Otro factor de riesgo potencial de contaminación de los suministros de agua lo constituye la presencia, a menos de 10 m de distancia, de fosas sépticas en el 14.29 por ciento del total de los suministros analizados. Tomando en cuenta lo anterior, así como las características edafológicas de la región, es muy probable que se propicie un fenómeno de filtración que conduzca, seguramente, a la contaminación del manto freático.

La colonización de terrenos en la ciudad de Campeche, propiciada por el crecimiento demográfico y la afluencia de individuos procedentes particularmente de las áreas rurales, ha favorecido la presencia de asentamientos humanos irregulares carentes de servicios sanitarios eficientes, lo que se traduce en un factor potencial adicional de diseminación de microorganismos enteropatógenos. En relación a este aspecto se observó la presencia de asentamientos humanos irregulares en áreas circundantes cercanas al 8.57 por ciento de los suministros.

Aunado a lo anterior existe el problema de que numerosas colonias se ubican en las laderas de los cerros, lo que propicia que durante la época de lluvias se esparzan los detritus humanos hacia las viviendas y suministros ubicados en la parte inferior de las laderas, favoreciéndose la propagación potencial de millones de microorganismos causantes de infecciones intestinales. Por otra parte, el 57.58 por ciento de los suministros se encuentra localizado en colonias con un nivel socioeconómico bajo, aspecto importante ya que es precisamente esta población la más propensa a padecer infecciones de origen intestinal, dado que carece de los recursos necesarios para proteger su salud, así como de un nivel cultural que le permita poner en práctica las medidas de prevención necesarias para evitar esos padecimientos. La práctica de medidas inapropiadas de saneamiento ambiental por parte de la población incluye la presencia de cúmulos de basura en el entorno inmediato del  54.28 por ciento de los suministros y, por consiguiente, de insectos transmisores de enfermedades. Resulta conveniente mencionar que el 37.14 por ciento de los suministros se encuentra ubicado en lotes abiertos, permitiéndose el acceso libre de la población y de fauna nociva.

Un 14.28 por ciento de los suministros ubicados en lotes abiertos cuenta con una toma de agua conectada directamente a la bomba. Esta toma lleva al abastecimiento de agua no clorada, siendo esto común y coincidente con una marcada resistencia, particularmente de los residentes de las colonias populares, al consumo de agua clorada por no presentar un sabor agradable. Esta práctica representa un peligro para su salud.

Mediante una inspección realizada a los tanques de distribución del agua clorada, se observó que algunos no se encuentran convenientemente cubiertos, lo que propicia que los residentes de la colonia donde se localizan dichos tanques se introduzcan total o parcialmente a ellos con fines de aseo, ocasionando una contaminación adicional del agua que se distribuye a través de la red de abastecimiento.

Aun cuando el 20 por ciento de los suministros examinados arrojó un resultado negativo para la investigación de bacterias mesofílicas aerobias y el 40 por ciento para la presencia de organismos coliformes totales y fecales, es necesario tener presente que estos resultados solamente son aplicables a la muestra examinada y no al suministro en cuestión. Considerando que los suministros se encuentran expuestos a los diversos factores potenciales de contaminación antes descritos, es importante que el agua sea sometida a algún tipo de tratamiento antes de su consumo, dada la posibilidad de encontrarse presentes bacterias patógenas.

De acuerdo con los resultados obtenidos en el presente estudio, se sugieren las siguientes recomendaciones: a) instrumentar un programa permanente de monitoreode la calidad sanitaria del agua para consumo humano en la ciudad de Campeche, incluyendo no sólo los suministros sino también los tanques de distribución y las tomas intra y extradomiciliarias, mismo que asegure una vigilancia sistemática de las fuentes de abastecimiento y distribución del agua; b) reforzar los programas de monitoreo del cloro residual en los sistemas de distribución; c) establecer una serie de medidas en relación con las condiciones sanitarias de los suministros, tales como la eliminación del acceso al público y a los animales, evitar la presencia de asentamientos humanos irregulares en las áreas circundantes, dotar a los habitantes de sistemas adecuados de eliminación de excretas, así como realizar campañas de educación y concientización sobre hábitos higiénicos y medidas de prevención contra las infecciones intestinales.

El acceso a fuentes de agua de buena calidad sanitaria constituye un requisito básico para la preservación de la salud humana, resultando sumamente necesario contar con programas permanentes de inspección de las mismas.

AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen a las autoridades sanitarias y gubernamentales del estado de Campeche la colaboración brindada durante el desarrollo del presente trabajo, que fue financiado por la Dirección General de Investigación Científica y Superación Académica de la Secretaría de Educación Pública a través del número de convenio C90-01-0064, así como por la Universidad Autónoma de Campeche.

Bibliografía

1. Kumate J. Morbilidad y mortalidad por diarreas en México. En: Torregrosa Ferráez L, Olarte J, Rodríguez Suárez RS, Santos Preciado JI, Velásquez Jones L, ed. Enfermedades diarreicas en el niño. 9a. ed. México, D.F.: Ediciones Médicas del Hospital Infantil de México "Federico Gómez", 1988:11-19.
2. Kumate J, Isibasi A. Pediatric diarrheal diseases: A global perspective. Pediatr Infect Dis 1986;5(1):21-27.
3. Olarte J. El problema de las diarreas infecciosas. Bol Epidemiol 1986;1(5):61-65.
4. Anónimo. Cuestiones de higiene del medio relacionadas con la ordenación urbana y la urbanización. Org Mundial Salud Serv Infect Técnol 1965;297:32-39.
5. American Public Health Association, American Water Works Association, Water Environment Federation. Standard methods for the examination of water and wastewater. 18a. ed. Washington, D.C.: American Public Health Association, 1992:9-48.
6. Fernández Escartín E. Microbiología sanitaria. Agua y alimentos. México, D.F.: Universidad de Guadalajara, 1981;1:209-349.
7. Parrilla MC, Saldate EO, Nicoli LM. Manual de técnicas y procedimientos de laboratorio para el análisis microbiológico de agua potable. Serie de manuales técnicos. México, D.F.: Secretaría de Salud, 1989:8-20.
8. Análisis bacteriológico del agua para el control de su potabilidad. Secretaría de Salubridad y Asistencia. Boletín Informativo 1973;II(10):2-11.
9. Fernández Escartín E, Costarrica González ML, Parrilla Cerrillo C, ed. Técnicas para el muestreo y análisis microbiológico de alimentos. México, D.F.: Secretaría de Salubridad y Asistencia, 1975.
10. Rodier J, Geoffray Ch, Kovacsik G, Laporte J, Plissier M, Scheidhaver J et al. Análisis de las aguas. Aguas naturales, aguas residuales y agua de mar. Barcelona, España: Ediciones Omega, S.A., 1981:476-478.
11. Anónimo. Analysis of water. Determination for total and fecal coliform most probable. Secretaría de Patrimonio y Fomento Industrial. Dirección General de Normas, 1981:1-13.
12. Manual de microbiología del agua. 3a. ed. México, D.F.: Secretaría de Agricultura y Recursos Hidraúlicos, 1985:81-102.
13. Anónimo. Cólera/Diarreas infecciosas. Boletín quincenal, México, D.F.: Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos 1991;1(3):16.

Enlaces refback





Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329-3000, página web, www.insp.mx), con ISSN: 1606-7916 y Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, planta baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 329 3000. Fecha de última modificación: 7 de junio de 2018. D.R. © por el sitio: Instituto Nacional de Salud Pública.

Gestionando el conocimiento